ADOLFO DÁVILA JR.
ADOLFO DÁVILA JR.

Zacatecas, ¿en un bache?

Apuntaba la semana pasada que en el tercer informe (primero o segundo según cada quien quiera ponerle) el Presidente de México señaló de manera contundente que el desarrollo del país tendría un enfoque hacia el sur. Dijo que ahí una de las ventajas es que hay agua, y sabemos todos que muchos recursos naturales, pero también existe pobreza extrema, y aunque en todo el país se sufre de la misma, ésta se acentúa en algunas entidades federativas.

No nos debe extrañar que al Presidente le interese también el Sur, puesto que su origen es Tabasco, así, la refinería de Dos Bocas no es coincidencia, es un claro interés por desarrollar la entidad que lo vio nacer y crecer.  Todos le debemos algo a nuestro lugar de origen.

Si bien, estadísticas del INEGI señalan a Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Veracruz, Michoacán y Tabasco dentro de los diez estados de la República Mexicana con mayor tasa de pobreza, justo en el lugar once, saliendo del grupo de los diez aparece Zacatecas, estamos entonces dentro de la mitad de entidades federativas con mayor tasa de pobreza según los datos estadísticos más recientes del instituto.

Entonces, si tenemos una tasa elevada de pobreza, ¿Por qué Zacatecas quedará marginado del desarrollo de acuerdo con la política de gasto público e inversión dictada por la Presidencia de la República?  Es cierto que el Sur necesita mucha ayuda, pero es la misma o más la que necesita igualmente nuestro estado.

La solución a este problema podría ser una puja decidida por los representantes de nuestra entidad en el Congresos de la Unión y logren gestionar y acordar  inversiones importantes que detonen el desarrollo que Zacatecas necesita.

Durante el sexenio del Gobernador Ricardo Monreal tuve la oportunidad de asistir a varias de giras de trabajo, y el Gobernador daba cuenta que por muchos años a Zacatecas se le marginó del desarrollo, “el desarrollo rodeó Zacatecas, se fueron por otros lados, pero no pasaron por aquí, hasta las carreteras y autopistas rodearon en vez de atravesar el estado”, entonces se hablaba del impulso y trabajo para insertar a nuestra entidad en el concierto nacional del desarrollo.  Se hizo y se logró mucho, con altibajos en los tres últimos sexenios, pero ahora podría concluir el quinquenio de Tello e iniciar el próximo sexenio en un escenario donde el estado quede fuera del crecimiento nacional.

Las autopistas nos rodearon, la industrialización también, la agricultura y ganadería a tiro y tirón sobreviven, pero no se avizora el impulso a estos temas, al menos no el corto plazo ni con la actual situación de la finanzas públicas estatales, que más son reconocidas por las estrategias que se han hecho para mantener a flote al gobierno, que por ser un factor de crecimiento para la entidad.

Sin obra pública, con un gasto educativo que estrangula quincena a quincena las arcas estatales, difícilmente la situación cambiará, a menos que se vea a Zacatecas como parte sur del norte, somos el estado más al Sur de los estados del Norte, y deberíamos pedir al Presidente de la República que a nosotros y a otras cuatro o cinco entidades más, nos inserte en su programa de desarrollo sexenal, realmente lo necesitamos.

Para cerrar, ante tantos problemas que enfrentamos, ante la difícil situación de las finanzas del estado, espero que no sea cierto el hecho de que el estado quede condenado a reintegrar a la Tesorería de la Federación algo así como dos mil millones de pesos, entonces sí, acábame de matar ¿pa’ qué me dejas herido? Dice la canción.


Deja un comentario