STAFF | NTRZACATECAS.COM
STAFF | NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO.- Diputados de los 32 Congresos locales pueden gozar de vacaciones a discreción en periodos ordinarios y extraordinarios sin que nada se los impida.

Los días de asueto de los funcionarios no vienen claramente especificados en las Leyes Orgánicas del Poder Legislativo, Reglamentos Internos de las Legislaturas ni en las Leyes de Servidores Públicos, de acuerdo con una revisión de Grupo Reforma.

Si bien los «descansos» pueden ser tomados en sesiones ordinarias, esta práctica se registra más en periodos extraordinarios, cuando en los recintos sólo está la Diputación Permanente.

Luis Hernández Martínez, fundador de Alta Dirección Jurídica, puso como ejemplo al Congreso de la Unión, al que de acuerdo con el artículo 78 de la Constitución Política federal se le obliga a recesos.

«La Constitución habla de recesos, no de vacaciones. Es muy claro, además, el trabajo de un legislador, que no se agota solo con actividades al interior del Congreso, tiene que ser continuo», dijo en entrevista.

El especialista cuestionó que, en caso de que un legislador falte a una sesión sin permiso previo, en la práctica transparente debería haber un recorte a su dieta, lo cual no siempre ocurre.

Sin embargo, en los últimos dos meses se documentaron estas «asignaciones» vacacionales durante los periodos extraordinarios en Guerrero, Jalisco, la Ciudad de México, Puebla, Chihuahua, Coahuila, Morelos y Durango.

En el caso de Guerrero, el diputado federal de Morena, Rubén Cayetano García, amagó con presentar ante el Congreso local una solicitud de juicio político contra los legisladores por autoasignarse 21 días de asueto.

Otro caso es el de las diputadas Alessandra Rojo de la Vega y Teresa Ramos, ambas del Congreso de la CDMX, quienes faltaron el 11 de agosto al segundo periodo extraordinario donde se aprobó la Ley de Participación Ciudadana por vacacionar en Turquía y Francia, respectivamente.

En Coahuila, los legisladores locales se tomaron 18 días de vacaciones a finales de julio, y decidieron regresar el lunes 5 de agosto, día previo a la sesión de la Diputación Permanente, que estuvo tres semanas sin realizarse, pese a que la Ley Orgánica reglamenta una por semana en ese periodo.

Mientras que en el Congreso de Chihuahua, los diputados disfrutaron de 11 días, pues del 15 al 26 de julio no hubo ninguna sesión de la Diputación Permanente.

Al respecto, Manuel Guadarrama, director del área de finanzas del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), analizó que este tópico es sólo uno de los que se deben reglamentar para que haya más transparencia legislativa.

«Muchas veces en la Ley Orgánica está regulado que al menos dos veces al mes tengan que haber sesiones, y en efecto, esto no se cumple porque no van los diputados, no hay quórum, no pasa nada, ningún tipo de amonestación, ningún tipo de descuento a su dieta», dijo.

Los días de asueto de los funcionarios no vienen claramente especificados en las Leyes Orgánicas del Poder Legislativo, Reglamentos Internos de las Legislaturas ni en las Leyes de Servidores Públicos, de acuerdo con una revisión de Grupo Reforma.

Oscar Uscanga
Agencia Reforma


Deja un comentario