NO TENER M…

Nomás como para abonarle a la incredulidad de muchos, de que en este gobierno estatal de veras de veras son unos inconscientes y no le piensan ni tantito en la gente, ayer le programaron al góber una entrega de apoyos sociales a la que convocaron, como beneficiarios, a varias personas con diversas discapacidades.

Pero el chiste es que, a la hora del evento, ¡las obligaron a subir las escaleras del Palacio de Gobierno, porque lo hicieron en el segundo piso, so pretexto de que “no les fuera a llover, si lo hacían en el patio”! Señoras en sillas de ruedas, señores en muletas, todos batallando y pidiendo ayuda para subir y bajar. Eso, a decir de varios otros beneficiarios que lo vieron, fue no tener ni tantita madre. ¡Qué poca… conciencia!

TENER GANAS

Pero bueno, luego parece que el góber Tello, a pesar de tener tanta gente consigo, no cuenta con ninguno para que trabaje. Y justamente en contraste con la obesa –e inútil– nómina de gobierno en muchas dependencias, hay otros ejemplos como el del personal de la Ciudadela del Arte, que se esfuerza al máximo para eficientar la chamba… porque ni personal tiene.

Y es que ahí, dicen las lenguas chismosas, el mero mero de este espacio funge, simultáneamente, como director, intendente, secretario, tramoyista, mensajero, curador, electricista, plomero, etc. Incluso cuentan que un funcionario de primer nivel un día lo vio limpiando, dicen que le dio tantita pena y le aseguró que, muy pronto, le contratarían un ayudante. Ya sabe usted la conclusión de la historia, y la de toda promesa de político: sigue esperando… y chambeando.

LÁGRIMAS Y RISAS

Cuentan que los universitarios vivieron, el pasado lunes, un día de veras tragicómico, patrocinado por la Rectoría de nuestra bendita UAZ, pues en apenas unas cuantas horas, pasaron mágicamente –dicen los chismes– de las risas y la algarabía, a las caras tristes y la depresión. Y eso que no ensayaban ninguna obra de teatro…

Según explican, temprano esa mañana se reunió muy fresca y oronda toda la administración central e invitados, a tomarse la foto oficial que se usará para efectos del informe del Rector, y hasta llevaron hieleras llenas de gorditas, refrescos de fresa y toda la cosa, para convivir tras la foto; ya por la tarde, les comunicó el rector que no había lana, que le faltan muchos millones, que no hay de dónde sacarlos, y nomás faltó que se pusieran a llorar. ¡Tragicómico!

OOOTRA IGUAL

“Hasta parece concurso entre los comunicadores oficiales”, dicen reporteros chismosos, sobre los responsables de Comunicación Social de varias dependencias de gobierno, que andan echando “carreras parejeras” a ver quién trata más mal, o se porta más déspota y soberbio con los medios de comunicación. Y otra que va punteando es Marcela Villa, de la Semujer.

Según dicen, Villa cree que hace méritos intentando dictarle a los medios cómo hacer su trabajo, cuando ni cuenta se da de cómo ni dónde está la información de su dependencia; a lo mejor, dicen, tampoco habla con su jefa, la secretaria Adriana Rivero, quien por cierto cuentan que se esconde, se aísla en su oficina quizá por miedo a la crítica, o a las preguntas incómodas, o a tener que responder por las pifias de sus subordinados… Ni cómo ayudarles.


Los comentarios están cerrados.