VISITA DE DOCTOR

Con todo y las ámpulas que levantó por estas tierras con su más reciente visita, parece que el Senador morenazo Ricardo Monreal Ávila ahora sí hizo uso de su grado académico, y aunque no le dijeran así, hizo visita de Doctor… en especial para atender en consulta a su propia familia y, lo más curioso, es que dejó diagnóstico y remedio en público de la gente.

Y es que según las víboras chismosas que nomás en eso están, no hacía falta mucha perspicacia para entender que el llamado Chamuco Mayor le volvió a recetar unas píldoras de “Resignación” y unas vitaminas para aguantar el chanclazo, a su hermano menor y alcalde de Fresnillo, Saúl Monreal, para que entienda bien y se dé cuenta de que todavía es muy joven, y que no debe distraerse de su labor actual con sueños guajiros… ¡sopas, y de su propio chocolate!

¡FUERA EXTRAÑOS!

Varios lenguas largas de Morena nos informaron que, a pesar de la broncota que trae el partido con su convocatoria para renovar los distintos órganos directivos (que si es legal o no, que si le hacen caso a Yeidckol o a quién…), resulta que se desató aquí una operación que sólo podía ser realizada por cirujanos expertos: los monreales.

Según explican los de lengua viperina desde dentro del partido del preciso AMLO, todo parece indicar que los monrealistas no tienen considerado –ni en sus más remotas elucubraciones– volver a prestar ni mucho menos regalarle espacios a nadie que no sea de su total confianza y aprobación; y de tajo descartan, dicen entre ellos, a cualquier rollero de cafetería que nomás se la pasa regando el tepache. ¿A quién se referirán?

EL PELIONERO

Pero quien se pasó de “lucidito y pelionero”, dicen las víboras chismosas de la polaca local, fue el también Senador morenazo José Narro Céspedes (Narro el malo, le siguen diciendo), pues hasta con espectaculares y anuncios por todos lados advirtió sobre su primer “informe” legislativo. Y es que no advirtió que también sería declaración de guerra…

Ahí tienen que en su informe, se descosió el doctor Narro y, además de presumir “logros” –y según sus conocidos, hasta colgarse medallas que no eran suyas–, se aventó la puntada de lanzarle un ultimátum a la Minera Peñasquito, del gigante Newmont-Goldcorp, de que si no le cumplen sus caprichos, en 10 días les volverán a bloquear la mina. Flaco favor le hace a Zacatecas con sus bravatas y sus amenazas… pero saca su tajada, como siempre.

LASTIMOSO

Parece que poco importó que, en la votación oficial, el candidato ganador de la contienda interna para la Presidencia Nacional del PRI obtuviera una diferencia enooorme, muy por encima de sus contendientes. Según chismean en el otrora partidazo, muy lejos también está la algarabía y el júbilo de otros tiempos…

Y así lo constataron priístas locales, dicen, cuando vieron partir a su presidente estatal, Gustavo Uribe Góngora, rumbo a la CDMX, para asistir a la que quizás sea el más triste evento de toma de protesta en la historia del tricolor, que todavía sangra y supura por las recientes renuncias no sólo de varios de sus candidatos, contendientes del ganador Alito, sino también de muchos más militantes a los que ya tampoco les gustó el tufo que va agarrando su partido… ¡ups!


Los comentarios están cerrados.