CLAUDIO MONTES DE OCA/NTRZACATECAS.COM
CLAUDIO MONTES DE OCA/NTRZACATECAS.COM

El Gobierno de México mantiene la lupa sobre el proyecto Milpillas por los problemas sociales que rodean la obra, a lo que se agregaron las omisiones documentadas de la administración estatal, que recién intentan solventar funcionarios locales, además de los señalamientos contra la constructora involucrada.

Materiales y Construcciones Camino Real SA de CV, empresa que ganó la licitación para la primera etapa de la presa, tiene en su historial proyectos polémicos y observados por irregularidades, como la ampliación de la alcaldía de la capital y el Ecoparque Centenario.

En el primer caso, la Auditoría Superior del Estado (ASE) documentó una serie de anomalías, desde la contraloría municipal, en el edificio cuya construcción inició Carlos Peña Badillo, entonces alcalde del Partido Revolucionario Institucional (PRI); la compañía encargada, constituida en 2006, declaró tener como representante legal a Óscar Cortés Pargas.

Sobresalieron “detalles constructivos y acabados de pintura, señalética, cajones, señalamientos, enjarres sin aplanado”, entre otros; se evaluó que “la ejecución de los trabajos no cumplió con las especificaciones, al presentar humedades y filtraciones en losa en área de oficinas, entendiendo que no se aplicó el impermeabilizante señalado”.

Para esta obra, a cargo de Camino Real, se pagaron 27 millones 200 mil pesos del Programa Municipal de Obra de 2015, y en las observaciones se señaló que hubo diferencias entre los conceptos pagados y los ejecutados.

El segundo caso que involucra a la constructora es el del Ecoparque Centenario, una de las llamadas megaobras del sexenio pasado, encabezado por el también priísta Miguel Alonso Reyes, y de la que igualmente se han documentado anomalías y complicaciones.

A este espacio se le señalaron fallas en el suelo, jardineras y en estanques de agua, lo que ha dificultado su conservación para el estado. Camino Real ha intervenido también en otros municipios, como en la construcción del hospital de Sombrerete y en Guadalupe.

A medias

El 19 de junio de 2018 se presentaron las propuestas para la construcción del sistema correspondiente a la primera etapa, de la presa Milpillas, en Ciudad de México; participaron 19 empresas y seis días después se dio el fallo.

En la última etapa pasaron sólo cinco compañías: Concreto Superior, Rivera y Rivera, Valle Construcciones, Wind Stone Constructions y Camino Real, que fue la ganadora, con un puntaje de 96.33.

La empresa firmó contrato el 28 de junio, tres días después del fallo, y entonces Héctor González Orozco se identificó como administrador único de la constructora constituida en 2006 y que estableció su domicilio en Villa de Cos.

En el contrato se estableció el inicio de los trabajos el 31 de julio de 2018 y el término el 5 de enero de 2019, para lo que se entregó un anticipo de poco más de 49 millones 18 mil pesos, equivalente a 30 por ciento del total más IVA, de 140 millones 856 mil.

De acuerdo con documentos oficiales, la terminación anticipada del contrato se asentó en noviembre de 2018 y se regresaron a la Federación 130 millones de pesos del total asignado al estado en 2018, dinero que pasó a proyectos de otras entidades.

Sólo se ejercieron cerca de 3 millones de pesos del anticipo y Camino Real argumentó que ya había comprado 43 toneladas de cemento y varilla, de los que exhibió tres facturas; éstas se negociaron y quedaron bajo la propiedad y resguardo de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), con vigencia en noviembre de 2019.

De acuerdo con un convenio, las compras equivalen a tres facturas que suman 14 millones 841 mil 695.56 pesos; actualmente, se desconoce qué se hará si no continúa la obra con el material adquirido y qué acciones tiene el estado para que no se registren pérdidas, pues sólo faltan cuatro meses para que se cumpla el plazo establecido.

 

Por fin entregan

Luego de que NTR Medios de Comunicación difundiera las actas con las que se notificó al gobierno del estado la falta de condiciones para ejercer el recurso de Milpillas, desde 2018, se reunieron autoridades federales y estatales en la dirección local de la Conagua.

El titular de la Secretaría del Agua y Medio Ambiente (SAMA) del estado, Luis Maldonado Moreno, y la jurídico Nancy Espinoza Medina entregaron, hasta este lunes, la documentación legal para acreditar permisos ambientales, terrenos liberados y tenencia de la tierra; sin embargo, éstos aún serán analizados por la dependencia federal.

“Para el Gobierno de México es convicción que se atienda cualquier demanda de la población que se sienta afectada por la construcción de obras de infraestructura”, recalcó la Conagua, representada por el director local Héctor González Curiel y la jefa de la Unidad Jurídica, Myrna Ortiz Solís, quienes expusieron disposición para avanzar en el proyecto.

Sin embargo, se recalcó: “en el caso de la presa Milpillas es necesario que se resuelva en conjunto y trabajando de la mano la problemática social que existe alrededor de ella”. A la reunión también asistió Francisco Enrique Pérez Compeán, representante de la Procuraduría Agraria en Zacatecas.

En entrevista con NTR, Maldonado Moreno negó que el gobierno del estado haya presentado documentación incompleta o con observaciones a la Conagua y acusó a la falta de comunicación.

“Esto que salió evidenció falta de comunicación; habíamos entregado vía oficial, vía oficios, alguna información en la cual ellos no tenían, creo que sí ha faltado comunicación entre ellos mismos, entre nosotros mismos y entre ambas partes”, justificó.


Los comentarios están cerrados.