REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO .- El Presidente Andrés Manuel López Obrador repite con frecuencia que una regla de oro de la democracia es la transparencia, pero su Oficina se resiste a entregar información pública.

Cifras del INAI revelan que el nivel de negativas de datos de la Presidencia registrado en el primer semestre del año, de 16.7 por ciento, triplica el índice de inconformidad del último año del Gobierno anterior e incluso el promedio obtenido desde que entró en vigor la Ley de Transparencia en 2003.

Según las estadísticas del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, del 1 de enero al 27 de junio, la Oficina de la Presidencia recibió mil 813 solicitudes de información.
De ellas, 303 se convirtieron en recursos de revisión por respuestas deficientes o falta de respuesta, es decir, el 16.7 por ciento.

Este porcentaje de solicitudes que derivan en un reclamo ante el INAI es denominado Índice de Recurrencia y permite medir el nivel de insatisfacción que los solicitantes tienen sobre las respuestas que reciben.

El Índice alcanzado durante el primer semestre del año, de 16.7 por ciento, es tres veces mayor que el que tuvo la Presidencia en el último año de Enrique Peña Nieto, que se ubicó en 5.7 por ciento.

Si se promedia el Índice de Recurrencia que tuvo la Presidencia desde que entró en vigor la Ley de Transparencia en 2003 y hasta 2018, éste se ubica en 5.9 por ciento.

Una de las salidas más recurrente que ha utilizado la Presidencia para evitar entregar la información solicitada es declarar la inexistencia de la misma, aún cuando resulte evidente que ésta sí obra en sus archivos.

De las mil 838 respuestas emitidas en el primer semestre, en 377 casos, que representan 20.5 por ciento, la oficina presidencial declaró inexistente la información solicitada.

El 10 de julio, durante le sesión del pleno del INAI, el comisionado Óscar Guerra Ford evidenció cómo la Presidencia negó la existencia de información que está obligada a tener, en este caso las cartas que López Obrador envió al Rey Felipe VI y al Papa Francisco sobre la Conquista española.

Tanto López Obrador como la propia Presidencia a través de sendos comunicados aceptaron la existencia de las misivas, pero al momento que un particular requirió copia de las mismas, la oficina presidencial aseguró que éstas no existían.

«Resulta más que evidente la existencia de las cartas que fueron materia de la solicitud de información que originó este recurso de revisión», enfatizó Guerra Ford antes de someter a votación el caso.

Botones de muestra
Casos de peticiones de información realizadas por ciudadanos en las que la Oficina de la Presidencia respondió como información no existente:

Solicitud: Copias de las cartas enviadas al Rey de España Felipe VI y al Papa Francisco referentes a la Conquista Española.
Respuesta: No se encontró documento físico o digital, así como registro alguno de lo que requiere el solicitante.

Solicitud: Minuta de la reunión con el empresario Germán Larrea el 25 de febrero.
Respuesta: No se localizó evidencia documental que atienda el requerimiento del interesado, por lo que se declara la inexistencia.

Solicitud: Nombres, currículum y salario que reciben las personas asignadas a la Ayudantía del Presidente de la República.
Respuesta: No se localizó evidencia documental que atienda el requerimiento del interesado, por lo que se declaró la inexistencia.

Solicitud: Copia certificada del memorándum dirigido a la Secretaria de Gobernación y los Secretarios de Educación Pública y de Hacienda, en relación con la reforma educativa, fechado el 15 de abril de 2019.
Respuesta: No se localizó evidencia documental por lo que se declaró la inexistencia de la información.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador repite con frecuencia que una regla de oro de la democracia es la transparencia, pero su Oficina se resiste a entregar información pública.


Nuestros lectores comentan