ALBERTO MORONES | NTRZACATECAS.COM
ALBERTO MORONES | NTRZACATECAS.COM

Zacatecas.- Es importante el papel que juega la familia para disminuir los problemas de delincuencia que actualmente se registran a diario, que pueden derivar de factores como la falta de comunicación, el ausentismo de padres o la violencia dentro del núcleo familiar.

Durante la presentación de su libro ¿Hasta dónde la familia es responsable de la delincuencia?, Emilio Cunjama López y Alan García Huitrón, profesores investigadores del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe), detallaron que tras una investigación con casos de jóvenes entre los 13 y 29 años internos en separos, se identificaron cuatro elementos que pueden fortalecer la actividad delictiva.

El primero de ellos es la violencia familiar, al detectar que en varios de los casos entrevistados coincidió que durante la niñez y adolescencia sufrían violencia al interior de su casa. Otro de ellos fue el “ausentismo presente”, que se especificó que no se refiere a la falta de uno o los dos padres, sino por la indiferencia o poca relación que éstos tienen con los hijos, que actualmente se relaciona con la acelerada rutina de cada día.

La complicación en la comunicación fue otros de los causantes principales, que lo concentran con el “choque” cuando existe interacción; la falta de mayor convivencia, que deriva en la falta de confianza para expresar lo que sucede o atraviesa el menor.

El último factor fue el de la influencia familiar, que se identificó con figuras como pueden ser los primos u otro integrante, que busca incitar o explícitamente invitar a desarrollar prácticas delictivas.

Aunque éstos son sólo algunos puntos comparativos con los que se asoció ciertas conductas, se enfatizó que el fenómeno delictivo debe seguir en análisis desde diferentes enfoques profesionales para ser atendido, pues son múltiples las causas y su propagación cada vez va en aumento en el país.

Como un ejemplo, expresó que faltan estrategias para que los miembros de una familia tengan mayor tiempo para estar juntos, dado que en los países latinoamericanos o en crecimiento, “cada vez las cargas de trabajo son mucho mayores y eso rompe los vínculos de control social en cuanto la familia”, entre otros factores complejos producto de las condiciones económicas, políticas y sociales.


Nuestros lectores comentan