LUIS OLVERA ROSAS
LUIS OLVERA ROSAS

¿Existe confusión en la sociedad mexicana respecto a las acciones del actual gobierno federal?

Con esta pregunta podemos iniciar un análisis del acontecer en las acciones gubernamentales y los actores de la vida política, social y económica. Es importante reconocer una lucha por detentar el poder político en el país ya de décadas, que, en los últimos años, un pequeño grupo de empresarios gozó de privilegios y amparo del gobierno federal para irrumpir en la planeación gubernamental con fines de obtener contratos de jugosas ganancias o exenciones fiscales que pudieran aumentar su riqueza, esta última, difícil para el ciudadano común.

Hay quien quisiera un Estado a su disposición con fines autoritarios para lograr acumular riquezas, donde el ciudadano común y corriente no sea tomado en cuenta en sus decisiones y menos en su bienestar, la prueba, son los salarios más bajos de los países que conforman la  Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OCDE) sólo 1982 dólares anual, es una vergüenza, casi 40 mil pesos anuales, mientras un similar como Chile 7 086 dólares, en pesos mexicanos 138 177.

Me hace  recordar un párrafo del libro de Psicología de masas del fascismo de W. Reich, que es riguroso en el análisis de gobiernos autoritarios y dice:

El proceso democrático-laboral natural no tolera otras funciones administrativas que las que sirven para mantener unida a la sociedad y facilitar sus funciones vitales. De esto se infiere claramente que no podemos adoptar una actitud mecánica “a favor” o “contra” el “Estado”. Debemos trazar la distinción mencionada. Está claro, además, que el aparato de Estado de nuevo se convierte y tiene que convertirse en el órgano ejecutivo de la sociedad cuando actúa cumpliendo sus funciones laborales naturales en interés del conjunto de la sociedad.

El interés conjunto de la sociedad, debe ser el enfoque de cualquier gobierno. En México relativamente aplicado después de gobiernos post revolucionarios y nulo en los últimos 18 años estando al frente el Partido Acción Nacional (PAN) y regreso del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Con el gobierno de  López Obrador nos causa extrañeza algunas acciones de  actores políticos empresariales y partidos, la pregunta es, ¿qué hay bajo la mesa? respecto a:

Las posiciones que han adoptado algunos sindicatos de los empresarios como la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), cuyo presidente Gustavo de Hoyos no ha dejado de atacar las acciones emprendidas en contra de la corrupción y los malos manejos que dejaron a 50 millones de mexicanos en estado de pobreza.

Uno de sus malestares fue la estrategia gubernamental en contra del “huachicoleo”, robo de  combustible, mencionó que era desastrosa, y la implementación y planeación de la estrategia estaba presentando graves errores resultando extremadamente dañina para la población en general y en segundo término para las empresas.

Siendo suspicaz, cuando se realizó la operación, se conoció que varias empresas estaban ligadas al robo de combustible, en enero, por tal motivo, había 103 gasolineras cerradas. Para abril el huachicoleo había disminuido hasta 95 por ciento, de 13 600 000 a 672 000 litros diarios, más o menos 600 millones de dólares en ahorros, ¿querían ocultarlo?

El líder de COPARMEX  emprendió las demandas legales para detener la construcción de Santa Lucía, y los ambientalistas nada de contestar la decisión de querer construir el de Texcoco, que a la larga sería no costoso, costosísimo. Es un tema técnico para comentarlo después, con opinión de verdaderos expertos, la tragedia que se tendría  por construirlo en un lago es de alto impacto ambiental y económico.

¿Malestar por las condonaciones? se trata de no más privilegios, todos lo que pagamos impuestos queremos trato igualitario. Resulta que ahora que ya no hay, por el fin del atributo presidencial de perdonar impuestos, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) informó que en los primeros cinco meses de 2019 logró incrementar 88 por ciento la recaudación efectivamente pagada por los grandes contribuyentes, respecto a igual periodo del año pasado, de enero a mayo de este año la recaudación de los grandes contribuyentes llegó a  $13,555 millones de pesos, cuando en 2018 fue de $7,209 millones de pesos.

Dudosa victoria del senador José Narro y su colaborador Felipe Pinedo en las negociaciones del Peñasquito, conociendo los mecanismos y objetivos de los nuevos actores de la 4T, el problema estaba destinado a una confrontación extrema entre los pobladores que trabajan en la mina, provenientes de Mazapil, Concepción del Oro y municipios aledaños, cerca de 1900, además,  con la escasez de recursos para los proveedores que son importantes para el crecimiento desordenado del municipio de Mazapil, sumamos, la intervención del poderoso sindicato minero de Napoleón Gómez Urrutia, hasta sus atacantes del gremio minero lo aclamaron para  levantar el bloqueo, no le ha habrá sido fácil a los líderes bloqueadores enfrentarlo aún con su pequeña base social.

Pensemos de que versa la petición hecha del presidente a Carlos Slim en Chihuahua sobre el cierre de minas de su compañía al mencionar: “Desde Parral le hago un llamado respetuoso, afectuoso, porque sé que es un empresario con dimensión social, le hago un llamado a Carlos Slim que tiene esa mina para que no la cierren y no dejen sin trabajo a la gente, para que siga habiendo empleo en toda esa región” La mina no llega ni a 500 trabajadores

Asimismo, el presidente Andrés Manuel López Obrador hizo un llamado al empresario Carlos Slim para que no cierre la mina San Francisco del Oro, de la minera Frisco, filial de Grupo Carso, porque “están dejando sin trabajo a la gente”.

Otro punto de análisis respecto a la economía de la industria minera y el enredo del Peñasquito es la reunión del presidente con directivos de ACELORMITTAL, la más poderosa empresa siderúrgica del mundo con el que acordó inversiones por el orden de 2 mil millones de dólares. Todos estos casos nos da la impresión de llamarle la presidencia la atención a los líderes bloqueadores, por lo que daña en la economía del estado y del país sus maniobras.

Así que tuvieron que levantar inmediatamente  el bloqueo, ¿Qué ganó el senador de MORENA? Muy poco, creemos. El problema ambiental por el sistema de minado y los recursos hídricos, en su tiempo pudieron haberse hecho las modificaciones si tanta preocupación tenían los líderes.

El Estado no puede convertirse en reo de grupos ajenos al interés conjunto de la sociedad, observamos la inclinación a sacar particular provecho, al presionar entre los propios y los enemigos empresariales a la presidencia de López Obrador, que ya  tiene  muchas patadas bajo la mesa.

 

Con el gobierno de  López Obrador nos causa extrañeza algunas acciones de  actores políticos empresariales y partidos, la pregunta es, ¿qué hay bajo la mesa?


Los comentarios están cerrados.