ALEJANDRO CASTAÑEDA | NTRZACATECAS.COM
ALEJANDRO CASTAÑEDA | NTRZACATECAS.COM

Zacatecas.-Originario de una comunidad de Nuevo León, Teodoro Almaraz Alvarado emigró a los 12 años y su vocación lo trajo hasta Zacatecas para cumplir su sueño de ser maestro y ejercer la vocación que le ganó el cariño de la gente.

A 10 años de que se jubilara, en localidades de Villanueva, como Laguna de las Rosas, Boca de Rivera, Malpaso y Felipe Ángeles, el profe es recordado y muy querido por sus ex alumnos y padres de familia, quienes le agradecen no sólo saberes académicos, sino también enseñanzas de vida.

En entrevista con NTR Medios de Comunicación, Teodoro Almaraz recordó que, como sus 12 hermanos, optó por la docencia, inspirado por su maestro de quinto y sexto grados de primaria, ejemplo de rectitud en la pequeña comunidad El Potosí, en Galeana, Nuevo León.

“Éramos campesinos. Lo que vivíamos en esa comunidad no era pobreza, era miseria. El campo producía muy poco, vivíamos de tallar la lechuguilla y cocer la palma para sacar el iztle para llevar a la cooperativa, a cambio de mandado, pero nunca dinero”, evocó.

Al terminar la primaria, que combinó con ayudar a su padre en las labores agrícolas, por invitación de su maestro, decidió competir por una beca para hijos de campesinos. En el Ateneo Fuentes de Saltillo fue seleccionado para ir a Xocuyucan, Tlaxcala, y estudiar en una secundaria técnica.

La experiencia de dejar su casa a los 12 años marcó su vida para siempre y decidió ser docente para que, como había pasado con él, pudiera sembrar una semilla en sus alumnos.  Ingresó a la Escuela Normal Rural General Matías Ramos Santos de San Marcos, Loreto.

“Elegí la carrera de maestro porque la inspiración la tomé de quien me dio quinto y sexto grado de primaria: José de Jesús Salazar Moreno. Lo admiré tanto por su rectitud que soñé con ser maestro”, externó.

A su egreso de la carrera, fue enviado a Villanueva, donde conoció a su ahora esposa, quien también es profesora. “Nos conocimos en la colonia Felipe Ángeles de Villanueva; nos gustó el lugar y ahí nos quedamos a vivir”, expresó alegre.

Almaraz Alvarado aseguró que, como él, la mayoría de los profesores rurales se forjaron más en las comunidades que en las instituciones educativas, pues ahí enfrentan dificultades que sólo alguien con amor a su vocación puede superar.

“Mi primera comunidad fue Laguna de las Rosas. De Villanueva nos fuimos en una camioneta un largo tramo y otra hora a pie para llegar. Cuando llegué pregunté que si había luz; me contestó un señor que la del Sol. Pregunté que si había agua potable y me dijo que estaba lloviendo”, recordó.

Tenía apenas 19 años y ejerció su profesión los siguientes 31. En esos pueblos, a los que “nadie quería ir”, su labor era vista como un gesto de amor para los niños y, para los padres, el educador representaba una autoridad ética y moral.

“Era una población de apenas 81 habitantes. Un señor me invitó a una comida, pues habían matado un cerdo para una festividad; acabé las clases a la 1 de la tarde, llegue a las 2 y media y la gente sólo me estaba esperando para comenzar a comer”, recordó con melancolía y aun asombro.

El legado de la docencia lo heredó a su hija, Nancy, quien se vinculó a la enseñanza y ahora es un gran orgullo para él. A casi 40 años de haber egresado, el maestro no se arrepiente de haber tomado el camino de enseñar y aprender en las comunidades.


Nuestros lectores comentan

  1. Hermosa Urquijo carrillo

    Felcidades al maestro Teodoro quien fue maestro de mis cómico hijos de Rey Lucía renta fany y Toño para mi familia fue gran maestro y una gran persona estimado por todos nosotros

  2. No conocía su historia a pesar de estar en la misma comunidad tantos años… gracias profe teo!! Feliz día

  3. Vicente Loera Mier

    Quien estudia pue lograr sus suenos aunque con sacrificios los lograra dejando un legado de buena conducta y ejemplo para los suyos .

  4. Alejandra casas pacheco

    Hola maestro Teodoro soy de boca de Rivera meda mucho justo saver de usted en este medio dios lo bendiga y lo cuide se le estima muchísimo att Alejandra casas pacheco

  5. Marissa Almaraz alfaro

    Yo fui una alumna de el en boca de Rivera Villanueva Zacatecas lo quiero muchisimo lo respeto por su sencillez y su buenos principios y sus valores y hoy tengo muchisimobtiemponsin verlo y lo.recuerdobcon muchísimo cariño y y afecto respeto por ser una persona muy buena y un saludo para su familia maestro Teodoro Almaraz alvarado

  6. Ignacio Esquivel Rivera

    ¡Un gran maestro! Ejemplar. Agradezco sus enseñanzas y el haber podido trabajar mis primeros años con él como director, en Boca de Rivera, Villanueva.

  7. Ing Rodolfo Gutierrez Lopez

    Saludos para el profesor Teodora aparte de ser un excelente docente es un gran ser humano

  8. José Moncerrst González Olivares

    Felicidades mi Teo, yo soy Tamaulipeco, y mi historia es algo similar a la tuya, siento orgullo por mi tierra de nacimiento, por Zacatecas porque fue ahí donde me forje, me casé, y me jubile. Ahora vivo feliz en Aguascalientes. Saludos mi Teo, un fuerte abrazo!!!

  9. Belén de santiago

    Fue mi profesor una persona enorme con un corazon de oro nunca lo olvidaré mis respetos y mil gracias por sus enseñansas😘