REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO.- La manifestación de madres y familiares de desaparecidos concluyó con la lectura de un manifiesto en el Ángel de la Independencia donde exigieron acciones y no simulación al presidente Andrés Manuel López Obrador.

«Tenemos un nuevo Gobierno y si promete un cambio, debe de verdad comprometerse a cambiar este infierno, debe de asumir su responsabilidad, no queremos simulación, no avalaremos fingir depurar las instituciones cuando en realidad sólo se reciclan a funcionarios omisos y responsables del horror que deberían combatir», afirmó Sara de Ramírez Duarte, integrante del Comité Eureka y esposa de Rafael Ramírez secuestrado y preso en el Campo Militar número uno por el Gobierno mexicano desde junio de 1977.

«El Estado mexicano, durante décadas estuvo involucrado y era responsable directo de todas las desapariciones, su impunidad permitió que se pasara de la desaparición forzada por razones políticas, a la desaparición cotidiana de niños de niñas de jóvenes y personas adultas que hoy suman miles y nuestro dolor se ahonda en este México donde el Estado no existe, está ausente o es criminal, porque las autoridades mexicanas, de todos los partidos políticos y colores han sido incapaces de garantizar un estado de Derecho», añadió en la lectura del manifiesto.

Organizaciones civiles como la Unión de madres con hijos desaparecidos de Sinaloa, el Instituto Mexicano de derechos humanos y Democracia, el Movimiento Paz y Justicia, la unión de los padres de los normalistas de Ayotzinapa o Amnistía Internacional denunciaron la desaparición de más de 40 mil personas en México por la violencia de grupos criminales o del Gobierno y reclamaron la falta de un programa claro del gobierno federal para dar solución al problema.

Este Diez de Mayo no hay nada que celebrar, dijeron en la marcha que partió del monumento a la madre a el Angel de la Independencia.

En su discurso, el obispo de Saltillo Raúl Verá exigió que el Sistema Nacional de búsqueda sea eficiente y que contemplen a las familias de los migrantes.

También solicitó una revisión del sistema Nacional de reparaciones con perspectiva de derechos humanos, un mecanismo extraordinario internacional sobre identificación para regresar a sus orígenes a más de 25 mi cuerpo que hay en México sin identificar.

Además, pidió que el Gobierno mexicano acepte la competencia internacional en este problema que llamó de lesa humanidad y que el fiscal general Alejandro Gertz Manero acepte reunirse con las víctimas antes de que nombre al Fiscal de Derechos Humanos.

En la marcha, a varios familiares acusaron que en lo que va de nuevo gobierno no se ha visto un cambio en la solución de este conflicto, salvo las promesas de López Obrador, pero que no se cumplen.

«Esta administración decidió empezar desde cero ¡cómo puedes empezar desde cero y desestimar lo que ya se hizo por nosotros! como la Comisión Nacional de búsqueda, ya hubo un resultado una imposición y pusieron a una titular porque es amiga de la Secretaria de Gobernación, sin analizar sin ver si tiene o no el perfil, estamos muy desconcertados porque a esta administración de López Obrador no le vemos ni avance en elevemos sensibilidad», dijo en entrevista el ingeniero Carlos Castro que desde hace ocho años busca a su esposa y sus dos hijas, secuestradas junto con una empleada domestica desde hace ocho años en Xalapa.

«Aunque López Obrador tiene poco tiempo, ya sabía qué tipo de País iba a recibir, aunque sea poco tiempo, se debería de ver la voluntad política. No hay voluntad política él dice que nos va a dar todo el recurso del mundo para hacer la búsqueda, pero ¿dónde está ese dinero? no tenemos dinero, no lo vemos. Nos pone a una comisionada de búsqueda a modo, esa modo, fue a modo, por imposición que quedó Karla Quintana», añadió Patricia Manzanares Ochoa, madre un policía federal que desapareció en Nuevo León en 2011.

Los manifestantes denunciaban la desaparición de sus familiares hace varios años, incluso en los 60 y otras más de hace tres meses.

«Gente llegó a la privada y se lo llevaron, el 12 de febrero de este año», dijo, llorando, Mercedes González Quintero, esposa de Gabriel Morales Aguilar, quien fue secuestrado en Querétaro.

En la marcha participó también en la actor Diego Luna, en solidaridad con los mexicanos. «Los ciudadanos tenemos que aceptar que ya tocamos fondo, no podemos normalizar este nivel de impunidad y de justicia», afirmó.

Luego de salir el monumento la revolución a las 10:30 horas, la manifestación llegó media hora después al ángel de la Independencia y dos horas más tarde continuaban todavía turnándose el micrófono hombres y mujeres con testimonios sobre la desaparición de sus familiares.


Los comentarios están cerrados.