CIUDAD DE MÉXICO.- En México, la salud del Presidente es un asunto privado.

Desde la Oposición, Andrés Manuel López Obrador criticó la falta de información oficial sobre la salud del entonces Mandatario Enrique Peña Nieto, pero la situación no cambió en su Administración.

Aunque ha recibido atención en instituciones del sector público, como el Instituto Nacional de Cardiología, siete diferentes solicitudes de información vía la Ley de Transparencia no permiten conocer si López Obrador ha sido sometido a una valoración médica ni saber detalles de su expediente clínico.

En las solicitudes se pidieron copias del expediente clínico, de valoración médica y de resultados de las pruebas físicas realizadas a López Obrador ya como Mandatario.

Las peticiones se presentaron ante la Oficina de la Presidencia, la Secretaría de Salud, el IMSS, el ISSSTE, la Secretaría de Marina, la Defensa Nacional y Pemex.

En su respuesta, Salud no niega la existencia de un informe clínico del Presidente en sus archivos, pero se limita a responder que el expediente y las pruebas médicas son datos personales que sólo serán entregados a López Obrador.


Los comentarios están cerrados.