Alberto Aguilar
Alberto Aguilar

ADEMÁS DEL ACERO, otro cabo suelto que quedó pendiente en la negociación del TLCAN, ahora T-MEC, fue el del jitomate y su interrelación con el mercado estadounidense.

ECONOMÍA, entonces a cargo de Ildefonso Guajardo, junto con los productores mexicanos optaron por privilegiar el convenio que se tiene con el Departamento de Comercio desde hace 23 años.

A raíz de que en 1996 se determinó que México exportaba a precios de dumping, se estableció este Acuerdo de Suspensión para no frenar el comercio. Hace unos días el gobierno de Donald Trump informó que éste ya no se suscribirá.

Aunque los vientos proteccionistas que corren en el vecino país no ayudan, le platicaba que no todo está perdido, puesto que nuestros productores iniciarán esta semana conversaciones en Washington.

De hecho, le puedo precisar que este nuevo esfuerzo ante el Departamento de Comercio, que encabeza Wilbur Ross, iniciará justo hoy.

Por ahí estará el equipo de CAADES, que encabezará para los efectos Antonio Beltrán junto con el agricultor sinaloense Sergio Esquer.

Si bien la negociación no será fácil, hay optimismo de poder mantener el acuerdo por otro lustro, que es como se ha prorrogado.

A partir del 6 de febrero, que fue cuando el Departamento de Comercio notificó su deseo de retirarse del mismo, corren 90 días para establecer nuevas condiciones.

Este mismo proceso debió realizarse desde marzo del año pasado, que fue cuando venció el último plazo quinquenal del Acuerdo de Suspensión.

Entonces los tiempos se dejaron correr porque se realizaban las negociaciones del TLCAN, mismas que consumieron prácticamente todo el año.

Ahora hay hasta el próximo 8 de mayo para evitar que entren en vigor las condiciones que se “suspendieron” en 1996 tras la investigación por dumping.

Si de plano no se consigue un nuevo pacto, la pelota estará del lado del ITC, instancia que verifica los términos de las importaciones que realiza EU.

El riesgo es que a partir de entonces, se restablezca un arancel del 17.5 por ciento para las exportaciones mexicanas de jitomate, que obvio complicará mucho más la relación comercial de nuestros tomateros con EU que vaya que han ganado terreno.

Por ello, la Florida Tomato Exchange no han bajado la guardia con su gobierno para cerrar el paso a sus competidores mexicanos que exportan algo así como mil 600 millones de dólares.

El trámite que formularon ante el Departamento de Comercio de su país para cancelar el Acuerdo de Suspensión se hizo el 14 de noviembre y la respuesta es la que se va a desahogar.

Si bien el panorama no es fácil, no todo está perdido. Veremos que sucede en los 90 días que ya corren con estas gestiones de los productores mexicanos.

Y EN UNA de ésas, quizá no haya que esperar tanto tiempo para que se produzca un desenlace en el pleito que ya se desahoga en los tribunales contra Francisco Aguirre Gómez, mandamás del Grupo Radio Centro, y algunos de sus hermanos. El más avanzado es el que empuja Carlos Aguirre, quien por años llevó el timón del grupo radiofónico. Sucede que su hermano incumplió con las condiciones de pago que se derivaron de la venta de acciones para que el actual presidente de RCentro asumiera el control. Según esto y producto de estas circunstancias, las acciones de este último serían colocadas pronto en un remate tras de ser embargadas. Así que el asunto entre los hermanos va muy en serio.

SI LA POSPOSICIÓN de las últimas subastas en materia eléctrica habían generado incertidumbre entre los inversionistas, ayer tras la presentación mañanera de Manuel Bartlett, titular de CFE, quedó claro el giro que ya se dio a la Reforma Energética y los riesgos que hay en materia de inversión. Amén de acusaciones directas a algunos ex funcionarios, el propio presidente Andrés Manuel López Obrador llamó a revisar los contratos ya firmados con muchas empresas privadas. En particular Carso de Carlos Slim, IEnova de Tania Ortiz y TransCanada, a cargo de Robert Jones, tendrían que dejar de cobrar lo acordado al conectar sus gasoductos a la red de CFE. En siete de ellos hay problemas con los derechos de vía. Esto no se contempla en este tipo de proyectos a nivel internacional, puesto que las empresas ya invirtieron en la infraestructura que licitó la entidad pública. El caso del tubo de Guaymas-El Oro de IEnova es conocido. Una comunidad indígena de Sonora ha detenido desde 2017 una inversión de 400 millones de dólares. Hasta perforó el mismo, sin que por fortuna hubiera una explosión. Obviamente hay firmas canadienses, españolas y holandesas que optaron por replegarse de México. Muchas tenían proyectos en energía renovable. Desde ayer con el embate al neoliberalismo seguramente la deserción será mayor.

ESTA SEMANA LOS distribuidores de medicamentos que integran ANDIS, que lleva Héctor Javier González, denunciarán los fuertes rezagos de pago que prevalecen en el ISSSTE, a cargo de Luis Antonio Ramírez. Le había platicado de la situación. En el ínter la agrupación ha fracasado en su intento de lograr una entrevista con el timón de ese instituto e incluso con Jorge Alcocer, titular de SALUD para exponer su situación. A la fecha hay un rezago de 2 mil 813 millones de pesos. De prevalecer el estatus habrá desabasto. Los inventarios de muchos medicamentos no rebasan los 60 días. De no cubrirse los adeudos, algunas firmas de plano no surtirán en marzo.


Deja un comentario