Alberto Aguilar
Alberto Aguilar

CON LA LLEGADA de Donald Trump, el escenario de nuestra relación comercial con EU enfrenta un largo periodo de incertidumbre.

No obstante el interés de retirar a EU del TLCAN, acuerdo contra el que Trump despotricó toda su campaña, se logró salvar el ahora denominado T-MEC, ya signado, pero aún a la espera de la ratificación por el Congreso de ese país.

El caldero político estadounidense con la discusión presupuestal por el muro está al rojo vivo, y el convenio logrado con EU y Canadá aún podría modificarse.

Además, con la visión de reducir el déficit comercial con México que empujan personajes como Peter Navarro, cabeza del Consejo Nacional de Comercio; Wilbur Ross, del Departamento de Comercio; y Robert Lighthizer, mandamás del USTR, se mantienen aranceles contra el acero mexicano.

La semana pasada, el Instituto Americano de Acero para la Construcción inició incluso gestiones para que se impongan mayores cargas arancelarias a nuestras exportaciones siderúrgicas junto con las de Canadá y China, puesto que supuestamente se vende por debajo del costo.

En el caso de México, el arancel hoy en 25 por ciento con el sustento de la Ley 232, llegaría a 41por ciento.

El gobierno de Enrique Peña Nieto de plano tiró la toalla en torno a este expediente para dejarlo a la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Más allá de apoyar a los fabricantes de acero, el primer día de este mes ECONOMÍA a cargo de Graciela Márquez abrió otro flanco de competencia a nuestra industria siderúrgica, al eliminar las salvaguardas que se tenían con países con los que México no tiene acuerdos comerciales y en particular China.

Las disposiciones impulsadas por el subsecretario de Industria, Ernesto Acevedo, también afectaron a la cadena textil-vestido y zapato.

Tras negarse a un encuentro para discutir de la polémica disposición, el viernes como le adelanté, finalmente hubo juntas por separado con CANACERO que preside Máximo Vedoya y CANAINTEX de José Cohen.

En el caso de la industria acerera, estuvieron todos los representantes de las firmas más importantes de ese negocio.

Por lo que se sabe, no hubo mucha oportunidad de presentar los números que CANACERO elaboró para documentar la afectación que habrá particularmente frente a la avalancha china.

La voz cantante la llevó el subsecretario Acevedo Fernández, quien pidió a la industria mexicana resignarse a un hecho irreversible como es la sobrecapacidad de acero chino que hay en el orbe.

La visión que expresó el funcionario preocupó, puesto que explicó que la intención es aprovechar esas importaciones para beneficio competitivo de otras industrias y del consumidor. En todo caso, dijo, nuestras empresas deben convertirse en transformadoras.

Además, el tema se visualiza como estratégico en la interrelación comercial con EU al ensanchar también nuestro comercio con China. Evidentemente hay un cambio de enfoque.

El encuentro dejó muy mal sabor de boca a este rubro, y algo similar se repitió para lo que hace a la cadena textil-vestido, en donde sus representantes también salieron con caras largas.

+++

Y SI DE temas comerciales polémicos se trata, el del jitomate se visualiza también complicado. El jueves, el Departamento de Comercio de EU informó su interés de concluir con el Acuerdo de Suspensión vigente desde 1996, para retomar las investigaciones antidumping contra México. Los productores de Florida no han dejado de presionar. El mencionado convenio debió ratificarse desde marzo del 2018. No se hizo por las negociaciones del TLCAN, y de hecho no se incluyó a ese rubro en el convenio. Esta semana habrá reuniones en Washington de nuestros agricultores, representados por CAADES que lleva Ulises Robles, con el equipo de Wilbur Ross. La voz cantante la lleva el productor sinaloense Sergio Esquer. Aún se tendría un espacio de 90 días para modificar el actual estatus. También participa el CNA de Bosco de la Vega.

+++

LA SEMANA PASADA trascendió que el rubro de la industria TI sólo crecerá este año 7 por ciento frente a la dinámica del 10 por ciento de los últimos años. No puede ser de otra manera con una economía semiparalizada y expectativas del PIB a la baja por la incertidumbre del cambio de gobierno. Si bien los miembros de AMITI que preside Eduardo González ya refrendaron su compromiso, hay dos o tres temas que preocupan, amén del entorno. Simplemente hay iniciativas para imponer nuevos impuestos, y no se diga la austeridad que limita la compra de nuevos equipos en el gobierno. Ya se han tenido contactos con la subsecretaria de SCT, Salma Halife, amén de otros esfuerzos diversos de un rubro que factura más de 444 mil millones de pesos y que involucra a 4 mil compañías.

+++

CIRCULA POR AHÍ una carta que elaboraron los empleados de confianza de BANOBRAS que dirige Jorge Mendoza Sánchez. Va dirigida al presidente Andrés Manuel López Obrador. Obviamente hay reclamo de muchos de ellos que tras años de esfuerzos han logrado mejorar sus remuneraciones y que ahora se vieron afectados por el tema de la austeridad con una reducción a su salario. Advierten el riesgo que esto generará en lo que hace a la fuga de talento, frente a “la falta de respeto y claridad a nuestros derechos laborales”. De ahí que se solicite una alineación de incentivos para servidores públicos de áreas técnicas, o bien que los ajustes se ponderen con base en resultados y expertos.


Los comentarios están cerrados.