Enrique Laviada
Enrique Laviada

Tal parece que la fiscalía, al mando de Francisco Murillo Ruiseco, se decidió por fin a moverse en serio ante las denuncias por corrupción contra el ex gobernador Miguel Alonso y algunos de sus familiares y colaboradores.

Pareciera que terminó el secreto, el sigilo y el cuidado especial del caso para que, cuanto sea posible y legalmente conducente, salga a la luz, con tal de que se supere la percepción generalizada de que todo quedaría impune.

Se entiende que la autoridad evite dar nombres completos y pormenores del caso, pero es del dominio público que el tal Miguel Alonso, siendo gobernador, formó un grupo dedicado a organizar toda clase de corruptelas y pillerías.

Se sabe que a la cabeza del grupo (del entonces mandatario estatal) se encontraban Juan Alonso (su hermano) y Lucía Alonso (su hermana), quienes se encargaban directamente de realizar las “operaciones” que fuesen necesarias.

Van por ellos.

…………………………………….

Al tal Juan Alonso le tocaba encargarse de la obra pública, por lo que se hizo famosa su presencia (Juan diezmo, le decían). Sin ocupar cargo alguno, en la sombra, citaba a contratistas, constructores y empresarios para pactar moches, asignar contratos y obtener jugosos recursos, nada más durante los seis años de aquella inolvidable administración.

Una especie de sorna causa cada vez que el actual gobernador, Alejandro Tello, menciona en algún discurso que en su administración no hay diezmos por pagar (sonora ovación), con lo que quizá involuntariamente se coloca a sí mismo como testigo de cargo en el caso. Seguro Murillo lo llamará pronto (no es ironía) a declarar.

La corrupción de los hermanos Alonso está ahí, a la vista, en el grotesco testimonio del gran teatro, el parque ecológico, las llamadas glorietas de la muerte, los destrozos en el Centro Histórico, los bulevares, todas obras mal hechas, inconclusas tanto como costosas. Fueron cientos de millones de pesos los que se dilapidaron y tienen nombre y apellido, oficialmente, los responsables de semejante saqueo.

Van por ellos.

……………………………..

Ha sido desde la actual administración que se revelaran los malos manejos hechos en la Secretaría de Educación, por ejemplo, en las nóminas; la creación de negocios alternos a la función pública; las irregularidades en compras y contrataciones de bienes y servicios, todas calculables en cifras millonarias.

Los testimonios también señalan a la tal Lucía Alonso (la otra hermana) como la “jefa”, a la que se debería obedecer y dar cuenta de las distintas operaciones realizadas por un verdadero escuadrón de pillos.

A Lucía sí le tocó cargo. Debido a la soltería de su hermano, fue colocada al frente del DIF, desde donde hacía y deshacía en otras dependencias como Desarrollo Social, en la misma lógica del aprovechamiento particular de los recursos públicos.

Van por ellos.

………………………………….

Acertijo

Los demás nombres habrán de salir.


Nuestros lectores comentan

  1. Fernando Rivera Marquez

    Te adelanto algunos nombres: la lista es amplia; Mario Rodríguez. José Ramires, carlos Peña Badillo , le roy Barragan , Rafael sescosse, Jorge Torres, Ismael Solis mares, Francisco carrillo Aparicio, Chema González, el “empresario” dueño de petromarmol, roberto Luevano, Enrique flores , varios contratista de los cuales se sabe perfectamente sus nombres , y varios etc.

  2. También saldrá el nombre de claudia Villegas santillan., Arturo nahale., alonso romo chavez., Ken contreras. Etc. Etc. De la ahora FGJEZ

  3. otro que tambien robo a manos llenas fue guillermo huizar carranza secretario de finanzas de miguel alonso y maestro de jorge miranda castro

  4. Vecino de la familia incomoda

    Ojala se de la investigacion pues a ojos vistos de todo el pueblo en la calle fernando villalpando en una floreria todo el dia siempre habia chavos con mariconeras de guaruras y siempre se veian gentes ahi en ese disque negocio de juan alonso. De que se cuidaban cuando se sabia eran chavos armados.