REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

Cd. de México.- Las 11 mujeres que fueron torturadas sexualmente en el operativo de mayo de 2006 en Atenco demandaron al Gobierno federal acatar la sentencia que emitió la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH).

En particular enfatizaron que se debe reactivar la indagatoria penal sobre el caso, pero contemplando ahora las responsabilidades de altos funcionarios por cadena de mando, como el entonces Gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, y quien era Secretario de Seguridad Pública, Eduardo Medina Mora.

«Hoy es indispensable decir que venimos peleando este momento desde tan lejos atrás en el tiempo, y nuestra exigencia al Estado es clara: el cumplimento cabal de la sentencia, todas las medidas son importantes, sin duda, son necesarias», señaló Italia Méndez, una de las 11 mujeres que fueron agredidas sexualmente.

«Pero la más relevante para nosotras, y seguramente para la sociedad mexicana, es la responsabilidad del Estado de iniciar las investigaciones, y cito la sentencia: ‘amplias, sistemáticas y minuciosas que sean necesarias para determinar, juzgar y, en su caso, sancionar a los responsables directos y sus superiores jerárquicos’.

«No daremos un paso atrás, no nos conformaremos con menos que esto», remató.

En conferencia de prensa, la abogada del Centro Prodh Stephanie Brewer explicó que la propia sentencia de la Corte Interamericana habla de investigar a las autoridades de más alto rango.

«Habla específicamente de las autoridades que planearon y supervisaron el operativo; es una lista de personas empezando por el grupo de funcionarios estatales y federales que estuvieron en una reunión el 3 de mayo y decidieron emplear la fuerza pública y armar el operativo ampliado del 4 de mayo.

«Ellos están identificados desde hace muchos años, incluso en la investigación de la Suprema Corte, estamos hablando del entonces Gobernador, Enrique Peña Nieto; el entonces Secretario de Gobierno,Víctor Humberto Benítez; del Comisionado de la Agencia de Seguridad Estatal, Wilfrido Robledo, y a nivel federal Eduardo Medina Mora, Ardelio Vargas», dijo la abogada.

Brewer destacó que aunque esos nombres ya habían sido mencionados en el pasado, la sentencia de la Corte Interamericana emitió en diciembre pasado los lineamientos que debería seguir la nueva investigación penal.

Al hablar por primera vez sobre la sentencia de la Corte Interamericana, las mujeres de Atenco se dijeron reivindicadas luego que se les atacó durante años.

«Volvemos a alzar la cara, porque para todos éramos de lo peor, nos sobajaron, nos tacharon como revoltosas, nos tacharon como mentirosas, fuimos muy discriminadas al principio, nos trataron de personas que deberíamos estar en casa haciendo el quehacer», recordó Cristina Sánchez, otra de las mujeres sobrevivientes a la tortura sexual.

A la conferencia acudieron pobladores de Atenco, que en lugar de aplaudir hacían sonar el fierro de sus machetes.

Al finalizar, las mujeres se abrazaron en medio de lágrimas.


Los comentarios están cerrados.