STAFF | NTRZACATECAS.COM
STAFF | NTRZACATECAS.COM

Gritos, aplausos, abucheos y protestas, de todo hubo en la primera visita al estado de Andrés Manuel López Obrador como presidente de la República.

Quien fuera abanderado por Movimiento Regeneración Nacional (Morena) regresó a Zacatecas la tarde de este viernes.

Los asistentes estuvieron de pie por más de tres horas para lograr pasar a las instalaciones de la Feria Nacional de Zacatecas (Fenaza).

Hubo mantas de apoyo, pero también de quejas. A los presidentes municipales se les veía con carpetas en mano que buscaban entregar al primer mandatario.

Desde las 13 horas arribaron grupos numerosos, de municipios y otros estados, en camiones urbanos, rurales, de turismo, vehículos particulares y transporte público.

Las personas comenzaron a aglomerarse en el acceso por la Cava Domecq, vigilados por los llamados Servidores de la Nación; sin embargo, cada vez más personas presionaban porque las dejaran pasar.

Entre gritos y empujones, los organizadores cerraron las puertas, lo que provocó el enojo de los asistentes, quienes insistían contra las vallas.

Al poco tiempo, el acceso se abría de nuevo y dejaban pasar sólo “uno por uno” a los asistentes, para revisarlos. Organizaciones civiles, campesinas, obreras y hasta partidarias tuvieron que dejar sus banderas en las entradas.

Las sillas fueron pocas y la gente tomó las escalinatas del Multiforo para alcanzar a ver a López Obrador. Mensajes de respaldo a las políticas de la nueva administración se leían en cartulinas.

Pero también hubo manifestaciones en contra, ya que El Movimiento en Defensa del Territorio y Río Atenco, de los ejidos de El Potrero, Atotonilco, Corrales, Estancia de Guadalupe y Jiménez del Teúl reprocharon el apoyo de la Federación al proyecto de la Presa Milpillas.

Con muestras de rechazo y documento en mano para entregarlo al presidente de la República, los ejidatarios solicitaron que se cancelen los 500 millones de pesos etiquetados en el presupuesto federal para la obra.

El personaje zacatecano, Juan Pueblo manifestó la urgencia de sacar las vías del tren de la mancha urbana, mientras que una funcionaria solicitaba a través de una cartulina “estabilidad laboral”.

Los comerciantes hicieron su agosto: playeras, “pejeluches”, llaveros y hasta vasos tequileros con imágenes de López Obrador y sus iniciales: AMLO, se vendían entre los presentes.

Después de las 15 horas se abrieron las puertas de la zona del Palenque y de una suburban descendió el primer mandatario, acompañado del gobernador del estado, Alejandro Tello Cristerna.

Durante su camino hacia el estrado, López Obrador saludó a la gente, se tomó selfies, recibió besos, abrazos, peticiones y carpetas que tomaba a diestra y siniestra, pasándolas a sus colaboradoras.

El recorrido duró poco más de media hora, mientras la Marcha de Zacatecas se repetía una y otra vez en las bocinas, hasta que las autoridades tomaron el presídium.

El primero en hablar fue Tello Cristerna, pero, apenas se levantó de su silla, se escucharon los abucheos. Ni la porra del equipo Mineros ni los integrantes de la Confederación Nacional Campesina ni los funcionarios estatales presentes pudieron acallar la rechifla.

En más de una ocasión, la presentadora del evento pidió respeto de la multitud al gobernador, quien detuvo su discurso, con evidente molestia, en varias ocasiones.

El último en tomar el micrófono fue López Obrador, quien aseguró que estaba feliz de regresar al estado.

Enumeró los apoyos prometidos a Zacatecas, en un discurso eufórico, con repetición de promesas de campaña, de su lucha contra la Reforma Educativa (una de las partes más aplaudidas) y contra la corrupción.

Entre sus palabras, resaltaron las alusiones religiosas y los dichos populares: “ya no habrá moches, no, primo hermano”; “cuentas claras, chocolate espeso”; “la verdad es cristiana, la mentira es del demonio” y el “me canso ganso”, como frase distintiva y ovacionada por la multitud.

La gente aguantó un discurso largo. La salida fue con más calma y atrás sólo quedaron montones de basura en el suelo, entre botellas y bolsas de comida.

En las calles aledañas, había quienes aseguraron que valió la espera la mala organización para “ver de cerca al presidente de la nación”.


Nuestros lectores comentan

  1. jesus luna de santiago

    QUE SE PUEDE ESPERAR DE UNA BOLA DE CHAYOTEROS QUE ESTAN A LA ORDEN DEL INUTIL PRIISTA QUE SE DICE GOBERNADOR, TRATANDO SIEMPRE DE MINIMIZAR TODO, CLARO, ALGUIE CON EL INSTRUMENTO DE «PERIODISMO» SE ATREVE A SER ANTIETICO. YO SOY ALUMNO DE BACHILLERATO PERO JAMAS ACTUARIA CON ESA ETICA TORCIDA CON LA QUE ACTUA NTR, QUE ASCO. AUNQUE NO LES GUSTE PUSO EN SU LUGAR AL INUTIL DEL TELLO QUE SIRVE PARA NADA. CREEN QUE YO OMO JOVEN ME TRAGO SUS PENDEJADAS? JAMAS, SE QUE COMO BUENOS CHAYOTEROS LAMBEHUEVOS HACEN LO QUE SEA POR TRAGAR DE MANERA ILEGITIMA. WACALA