No hay cochinero que dure cien años, ni universidad que los aguante.


Deja un comentario