FELIPE ANDRADE HARO
FELIPE ANDRADE HARO

EL REY LLEVA AL DUQUE A TERAPIA (Primera Parte)

Había una vez un Rey medio torpe, pero en el fondo (muy en el fondo) sentía que era buena onda. Esta es una de tantas historias.

SEGUNDO ACTO (El Rey va de paseo)

ESCENA VI

–Rey: Que preparen mi equipaje porque salgo de viaje de negocios.

–Guardia 1: ¿Viaje de negocios? Méndigo panzón, ya se va de paseo y que se hunda el reino.

–Guardia 2: Checa lo que va a decir: “Que me pongan mi traje de baño azul y mi salvavidas del Pato Pascual”.

–Rey: Ahhh y por favor que me pongan mi traje de baño azul y mi salvavidas del Pato Pascual.

–Guardia 1: Juar, juar, juar. Lo tienes bien checadito, Honorio.

–Guardia 2: Pérate que aún le falta pedir su bronceador.

–Rey: Y mi bronceador de Banana Boat. ¿Y ustedes de qué se ríen, botarates?

–Guardia1: Me acordé de un chiste de un rey medio güey, pero no se trata de usted, majestad.

–Rey: (¿Trató de decirme medio güey? No creo, ya sabe lo que le toca si me falta al respeto). Está bien. Todo listo, suban mi equipaje y preparen el carruaje. Chequen que ya esté el Duque de Tarabilla en el otro carruaje que partimos en 10 minutos.

(El Duque de Tarabilla sube al carruaje en silencio. Parece una persona diferente, no se parece al locuaz Duque. La muerte de su gatito le ha generado un gran trauma).

–Rey: Vámonos. Necesitamos llegar rápido a Xcaret para completar la sanación de nuestro querido Duque. Yo aprovecho para promocionar las bellezas de nuestro reino. No, si mi trabajo es terrible.

(Horas después el cortejo llega a Xcaret. El Duque es trasladado a una villa privada, donde será atendido por los mejores brujos de la región, mientras el rey asiste a una recepción en su honor).

–Rey: Agradezco mucho a mi homólogo la recepción tan bonita que me ha brindado, este lugar es increíble, se parece mucho a las playas que tenemos en nuestro reino (se escuchan risas en el salón). Por ello, los invito a que descubran en mi reino los pueblos mágicos, sus platillos, sus costumbres, (alguien en el fondo del salón grita: “sus balazos”, juar, juar, juar). Ya te vi méndigo, Chutamaro, te espero a la salida. Pues bien, salud y que vivan nuestros pueblos.

(Mientras el Duque de Tarabilla es atendido por los médicos brujos de la región).

–Brujo Mayor: Tú no estás embrujado, lo que tienes es un pinche coraje contra alguien. Escupe tus penas.

–Duque de Tarabilla: Estoy triste por la muerte de mi gatito Silvestre y enojado con el méndigo panzón del rey. Llevó un perrote al palacio y le dio aire a mi minino. Según me dijeron, el rey compró un perro para regalármelo cuando se enteró que mi chuchito Solovino fue atropellado por el carruaje del rey Ponciano IV, cuando era un niño. Se agradece el regalo, pero mató a mi gatito bu, bu, bu. Y traigo un entripado muy cabrón, quiero desquitarme del panzón para estar en paz. Sólo eso pido.

–Brujo Mayor: Ta güeno. Yo también sufrí cuando murió mi jaguar, pero ya no hay remedio. Te voy a dar estos polvos de Toma Chango Tu Banana. Cuando alguien los toma será tu esclavo por 24 horas, utilízalos contra tu rey y así desquita tu coraje. Pero debes ser sabio y saber cuándo usarlos, sólo ponlos en algo que vaya a beber y di: “Hoy serás mi esclavo, así lo manda el gran jaguar”.

–Duque de Tarabilla: (Levantándose de un brinco) ¿La neta? Uyyyy, que buena onda, así me las pagará el panzón. Gracias mi Brujazo de oro. Dios se lo pagará.

–Brujo Mayor: Ya me lo pagó tu rey y con oro.

–Duque de Tarabilla: Me siento de poca. Vamos a echarnos unos tequilas para brindar.

(Esta historia continuará…) Y recuerden: vean el SERPENTARIO todos los sábados de 10 a 12 horas.

¡LA VENGANZA NUNCA ES BUENA… ES MUY CHINGONA!


Deja un comentario