STAFF | NTRZACATECAS.COM
STAFF | NTRZACATECAS.COM

Fresnillo.- A fin de compartir con estudiantes de la Licenciatura en Derecho de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), campus Fresnillo, las múltiples acciones emprendidas por el Poder Judicial del Estado de Zacatecas para atender todas las observaciones que implica la Alerta de Violencia de Género (AVG), Miguel Ángel Zamudio Cortés, juez quinto familiar de la capital, impartió el curso Perspectiva de Género en Materia Familiar.

Lo anterior, en el marco de la novena edición de las Jornadas Jurídicas de la Unidad Académica de Derecho, extensión Fresnillo, donde expuso que el objetivo de la Alerta de Violencia de Género es garantizar la seguridad de las mujeres, detener y erradicar la violencia en su contra y eliminar las desigualdades identificadas que violentan sus derechos.

“Se trata de un instrumento, pues, diseñado para revertir la situación de violencia o discriminación, a través de acciones gubernamentales de emergencia, conducidas por la Secretaría de Gobernación en el ámbito federal y en coordinación con las entidades federativas y los municipios”, destacó Zamudio Cortés.

Por lo anterior, explicó a los estudiantes que las exigencias para los operadores jurisdiccionales ante la AVG requieren que el operador de la norma realice un escrutinio estricto de la medida para examinar su constitucionalidad a la luz del principio de igualdad.

El juez se dirigió a los estudiantes para alentarlos a adoptar la perspectiva de género y el respeto a los derechos humanos, no solo como futuros abogados, sino en cada acción durante su transitar por la vida; involucrándose en toda capacitación y estudio que les ayude a identificar cuáles son los planos de desigualdad y hasta las más mínimas señales de violencia para tratar de erradicarlas, “empezando por uno mismo”.

Hizo hincapié en que esta plática corresponde precisamente a uno de los compromisos asumidos por el Poder Judicial del Estado para solventar los señalamientos de la AVG a las autoridades, por ello, los invitó a reflexionar en torno a las raíces de la discriminación como un eje para generar violencia; sin embargo, precisó que son múltiples los esfuerzos hechos para que impere la igualdad, pero el camino aún es largo por recorrer para generar un cambio en la cultura.

Finalmente, destacó la obligación institucional de juzgar con perspectiva de género y las virtudes de las audiencias conciliatorias, que se han implementado en los juzgados de materia familiar.


Deja un comentario