Mara Muñoz
Mara Muñoz

ACOMPAÑÉMONOS

La necesidad de hacer visible las violencias contra las mujeres no debe ir sin una reflexión de por medio sobre su origen menos visible y más tolerado: la vida política y económica en un sistema patriarcal. Las mujeres padecemos una serie de vejaciones que van desde el trabajo remunerado precarizado hasta el trabajo no remunerado invisibilizado. Mientras, los elementos del Estado pasan sus días más concienzudos tratando de tapar los enormes agujeros que dejan las formas más visibles de la barbarie como el feminicidio. Es fundamental derecho de verdad, justicia y reparación de las víctimas directas e indirectas de los asesinatos por razones de género hacia mujeres y niñas. No podemos esperar a que las personas que nos gobiernan se les ocurra pensar a profundidad los orígenes de la violencia contra nosotras.

Desde el movimiento feminista en Zacatecas, este 15 de noviembre provocaremos a la autoridad, enfrentándola con la realidad de las personas que llevan un grito ahogado por la violencia institucional de la que nunca pensaron ser sujetas, hasta que perdieron a una mujer de su entorno más cercano. Aquellas mujeres y hombres que han ido de institución en institución pidiendo lo más básico que supone motivar la existencia del Estado: justicia. Nada ha pasado, carpetas de investigación durmiendo el sueño eterno, nulas garantías de no repetición e inexistente reparación del daño.

Nos vamos a reunir en el auditorio Marie Curie del COCYTZ para recordarle a la sociedad, a los poderes públicos, al Estado en su conjunto, que la herida está abierta y nadie ha reparado por qué sangra el cuerpo. También nos acompañarán organizaciones de sociedad civil nacionales y estatales que han puesto su esfuerzo en tratar de dar respuestas al feminicidio, forma más grave de las violencias contra nosotras, mujeres y niñas.

El Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia hablará del Protocolo Alba, una herramienta que dio el Estado para actuar en casos de desaparición de mujeres y niñas como antesala del asesinato de mujeres. María Salguero de Mapa Nacional de Feminicidio presentará sus conclusiones sobre delincuencia organizada y feminicidio en un contexto en que ninguna autoridad ha reparado en este grave factor de riesgo, manifiesto sin control desde hace casi una década.

Tanto se duele nuestra sociedad por las niñas y los niños que hemos olvidado prácticamente a las y los menores huérfanos por los feminicidios en México, para muestra un botón: en los primeros 7 meses del año murieron 110 mujeres en México dejando 192 hijas e hijos en la orfandad según el Mapa de Salguero. Poco o nada se está haciendo por estas personas, Cristela Trejo de la Unidad de Colectivos por la Defensa de los Derechos Humanos abordará la necesidad urgente de una política dirigida a garantizar sus derechos. Para cerrar las reflexiones, el Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidio revisará la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres, mecanismo que se ha convertido en un elemento más del argot publicitario de los gobiernos y que pocos resultados ha dado en el país y Zacatecas. Necesitamos un mecanismo que dé voz a la sociedad para hacer visible la violencia feminicida, pero ¿en qué términos, con qué diseño, bajo qué reglas de evaluación?

De las 10 a las 15 horas estaremos reflexionando, exponiendo juntas y juntos sobre el feminicidio, tema que pasó de ser un pequeño tumor en las entrañas de Ciudad Juárez para ser el cáncer de todo México. Alejandro Encinas, próximo subsecretario de derechos humanos de la Secretaría de Gobernación estará presente, lo vamos a interpelar, así cumplirá con su deber de escuchar, las personas asistentes ejerceremos nuestro derecho de expresar y buscar soluciones conjuntas. Acompañémonos.

 


Deja un comentario