Juan Francisco Valerio Quintero
Juan Francisco Valerio Quintero

Educación en Zacatecas y afectación a derechos

El Artículo 3° constitucional establece que la educación primaria, secundaria y media superior son obligatorias. Asimismo, que la educación que imparta el Estado tenderá a desarrollar armónicamente las facultades del ser humano, fomentando en él el amor a la Patria, la conciencia de la solidaridad internacional, la independencia y la justicia. Señala, además, el carácter democrático, gratuito, laico y de calidad de la educación que imparta el Estado.

En Zacatecas estamos bastante lejos de estos objetivos: el 36 por ciento de los establecimientos de educación preescolar son privados, así como el 31 por ciento de los de educación primaria y el 24 por ciento de los de secundaria. El 74 por ciento de los establecimientos de educación secundaria corresponden a la telesecundaria. Este dato puede indicar un esfuerzo por llevar  la educación secundaria a rincones lejanos del Estado o, bien, que predomina una educación a distancia, una distancia tan grande como la que separa la responsabilidad del Estado mexicano frente a su compromiso con la educación. Sin recursos suficientes, el nivel académico de las telesecundarias depende del esfuerzo de  su profesorado.

Estos datos proceden del Atlas Educativo de la sep y del Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación básica y Especial 2013. Según ellos, en Zacatecas el 10 por ciento de las escuelas carece de pizarrón, el 25 por ciento no tiene silla ni escritorio para el maestro, el 13 por ciento no cuenta silla para los alumnos y el 12 por ciento carece de mueble para que puedan escribir; el 40 por ciento de los equipos de cómputo no sirve y el 80 por ciento de las escuelas carece de servicios de cómputo y línea telefónica.

En el año de 2016 sólo el 17 por ciento de las personas de entre 25 a 64 años de edad en México había cursado la educación superior, la proporción más baja entre los países de la ocde, según datos del censo citado. Diez o doce universidades públicas –entre ellas la uaz–, viven una crisis financiera tan profunda como permanente. En suma, en materia de educación el Estado mexicano sale debiendo a la sociedad, y en particular a Zacatecas.

Veamos el caso de China. La Revolución Mexicana inició en 1917 mientras que la china lo hizo en 1949. Debiéramos, por tanto, llevarles una considerable ventaja. Pero, a diferencia de nosotros, China ha hecho  del salón de clases y de un alto nivel académico el cimiento del progreso y del desarrollo. La secundaria Wei Yu –en Shanghái–,  ha sido reconocida como la mejor del mundo. El presupuesto educativo de China es de 250 mil millones dólares al año, y tiene 160 millones de niños y adolescentes en educación básica y 6.5 millones en educación superior.

Su sistema educativo  obtiene resultados superiores: los niños chinos tienen 3.5 años de ventaja sobre los europeos. La educación primaria y secundaria son obligatorias y gratuitas y su nivel de escolarización es de 99.8 por ciento. Los niños de Shanghái, en 2012, tuvieron los mejores resultados en el mundo según el examen pisa. El examen de ingreso a la universidad es el más difícil del mundo: 10 millones de concursantes compiten por 6 millones de plazas. Los rechazados pueden ingresar a las universidades privadas, o bien, ingresar al mercado laboral. Los universitarios, cuentan con albergues y seguro médico. Los padres solamente pagan los útiles escolares.

El debate actual en materia educativa tiene acentos más políticos que académicos. Mientras tanto, el pobre desempeño del sistema afecta el derecho a la educación y a la calidad de vida de los mexicanos, reduciendo su opción de acceder a una vida decente, es decir, se violentan derechos éticos y bioéticos de las personas.


Deja un comentario