VIDA DE RICO

“Alejado del bullicio y de la falsa sociedad”, como diría Alfredo Jiménez, este fin de semana llevó a cabo sus nupcias el “hermano incómodo” del abogado del estado, Fernando Soto Acosta. El ingeniero ex secretario de Finanzas de Miguel Alonso, sucesor del mismísimo góber Alejandro Tello, echó la casa por la ventana.

Aunque bueno, según las víboras más ponzoñosas, más bien la echamos todos los zacatecanos, pues con la lana que hizo en aquél puesto (de dinero público, claro), ahora se pudo pagar bodorrio y fiestón espectacular en las paradisiacas playas de Tulum, en la península yucateca. ¿Y su inhabilitación de 20 años por corrupto? Bah, con tanto dinero, para lo que le importa…

 

DE FIESTAS A FIESTAS

Y aunque al pachangón se dio cita medio mundo entre amigos y familiares, desde Zacatecas y desde otros puntos del país (quién sabe, a lo mejor hasta el viaje les pagó), hubo uno que ni se apareció: precisamente el góber Tello, quien le dejó la oficina de Finanzas donde luego Soto Acosta hizo y deshizo… y se hizo de mucho, dicen a gritos todos.

Pero es que el góber –según lo defienden sus cercanos, conste– estaba en otro asunto más importante, pues le tocaba clausurar el Congreso y Campeonato Nacional Charro 2018, con la gente que sí se siente a gusto, y sobre todo antes de que los morenos (con renovado espíritu Verde) proclamen a la charrería como espectáculo prohibido por maltrato animal. ¿Seguirán siendo cuates?

 

VIDA DE POBRE

El que dicen que anda en la “quinta chilla”, sollozando por los rincones y sin saber qué hacer, es el rector de la Universidad Autónoma de Zacatecas, Antonio Guzmán Fernández, quien al menos pudo pagar esta quincena que pasó, pero está con el alma “en un hilo”, pues no hay seguridad de tener dinero para el cierre de año y pagar todo lo que debe a sus profesores.

La ansiada respuesta de que el gobierno federal les daría un respiro con algo de recurso extraordinario, es para él (y otros rectores del país) una noticia que ven como un sueño. Lo que algunos universitarios dicen –refunfuñando, por cierto, bastante molestos– es que de todos modos ni él ni otros renuncian a comodidades, ni son verdaderamente austeros. O sea, repudian la vida de pobres, y esperan que les siga llegando el dinero.

 

COMO APESTADO…

Por cierto que, hablando de distinguidos personajes de la UAZ, dicen que el que anda “metidísimo” echando la mano en lo de las gestiones para conseguirle dinero, es el diputado federal petista (y ex Rector universitario, claro) Alfredo Femat Bañuelos. Pero como no llena de reflectores, pues también se mete (¿por qué no?) en organizar foros sobre el deporte en Zacatecas. Faltaba más.

Ayer, en el anuncio del foro, agarró la bola y repartió juego con el pretexto de que “hay que darle carta de ciudadanía al deporte en Zacatecas”, y por eso se acompañó de la diputada local Susana Rodríguez, el rector Antonio Guzmán… ¡y por ningún lado convidaron al mero–mero del deporte estatal, el Patas Adolfo Márquez Vera, titular del Incufidez! ¿Así o más claro que está como apestado? Y lo que falta por verse…


Deja un comentario