REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

MÉXICO.- La baja recuperación de ingresos de los hogares y el encarecimiento en los combustibles ha ocasionado que ahora las familias tarden seis años en renovar su auto cuando en 2012 tardaban cinco años, según un estudio de Kaso y Asociados.

En 2012 las familias de ingresos de entre 20 y 25 mil pesos mensuales tardaban entre 62 y 68 meses para adquirir un auto nuevo de la categoría de menor costo, pero para 2019 se espera que el cambio se lleve hasta 72 meses.

De acuerdo con el Inegi, los ingresos de esas familias aumentaron sólo 3 por ciento entre 2012 y 2016, al registrar un promedio de 22 mil 619 pesos mensuales.

En cambio, para esos mismos hogares y el mismo periodo, el gasto en la adquisición de vehículos de uso particular subió 22 por ciento.

Es así que las ventas de autos nuevos cayeron 7.1 por ciento en los primeros nueve meses de 2018 respecto del mismo periodo de 2017, según el Inegi.

La menor capacidad de compra ha provocado que la mitad de los créditos solicitados sean a plazos de entre 60 y 70 meses, aseguró Armando Soto, presidente de Kaso y Asociados.

Al no tener el mismo poder de compra se amplía el plazo para liquidar los bienes, según Gerardo San Román, director general de Jato Dynamics en América Latina, empresa inglesa dedicada a la investigación de mercados.

Un tema adicional es el cambio de administración, pues la gente tiene incertidumbre sobre su empleo, según Alejandro Quiroz vicepresidente de APTIV, empresa enfocada al desarrollo de tecnologías automotrices.


Deja un comentario