ALBA CITLALI CÓRDOVA ROJAS
ALBA CITLALI CÓRDOVA ROJAS

Se inauguraron las colaboraciones Museológicas de la decimotercera Bienal FEMSA Nunca fuimos contemporáneos en la ciudad de Zacatecas, albergadas en los museos Rafael Coronel, Pedro Coronel, el Zacatecano, de Historia Natural, Plazuela del Moral, cerro de La Bufa, Mercado González Ortega, Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez, el ex Templo de San Agustín y el Museo de Guadalupe. En estos recintos podremos ver la participación de los 23 proyectos comisionados a artistas locales e internacionales, así como de la participación de 51 creadores zacatecanos que se reúnen en la exposición Siempre fuimos contemporáneos.

El nuevo formato de la Bienal que se desprende de su propia historia como certamen para ser hoy un ejercicio más horizontal de proceso y construcción colectiva, ha tenido como virtud el aprovechamiento de los lugares culturales más representativos de la ciudad, escuelas y espacios públicos con el potencial de recibir la obra de los artistas comisionados, incluso aquellos que por su uso cotidiano no siempre vislumbramos como lugares propicios para el arte.

Toda esta actividad es el resultado de más de un año de trabajo de los artistas y del equipo curatorial, quienes realizaron sesiones públicas de diálogo con los distintos públicos: artistas, estudiantes y público en general. También se realizaron actividades pedagógicas con artistas no comisionados, creadores locales y curadoras como Mónica Hoff, Mónica Amieva y Sofía Olascoaga; por otro lado se llevaron a cabo las colaboraciones editoriales a cargo del curador Nicolás Pradilla.

En ese marco, el viernes 26 de octubre en el ex Templo de San Agustín de la ciudad de Zacatecas, se inauguró la exposición Siempre fuimos contemporáneos de la decimotercera Bienal FEMSA, que es también el fruto de las visitas a museos, la revisión de sus acervos, la visita a diferentes espacios públicos, culturales y estudios de artistas locales. Aunque es un título antagónico al de la misma Bienal, hace un recorrido inter generacional, complejo y múltiple del arte zacatecano.

El planteamiento de la exposición Siempre fuimos contemporáneos no es una revisión historiográfica del arte local o de las llamadas escuelas (o talleres) del arte; no pretende ser canónica, antes bien es una exploración profunda de la mirada de los artistas contemporáneos que hacen una reflexión viva de sus propios antecedentes e historia. Como lo ha expresado Willy Kautz, director artístico de la Bienal, ha sido una curaduría a puertas abiertas y extensiva que ha permitido que la ciudad y su vida cultural hayan permeado permanentemente el discurso y esquema de la Bienal. Así se configuró un planteamiento curatorial que reúne 51 creadores y 60 obras en el ex Templo de San Agustín. La muestra en su montaje tiene una estructura laberíntica que es obra del arquitecto Giacomo Castagnola, un relato fragmentado de diversos recorridos, distintas miradas y que, al no ser lineal, permite la construcción de otras narrativas y otras articulaciones del discurso artístico. Es una muestra que no pretende ser totalizante, pero sí incluyente, caben tanto los artistas históricos como pueden serlo Francisco Goitia o Julio Ruelas, artistas con carreras con reconocimiento nacional e internacional como Pedro Coronel y Rafael Coronel, y talentosos artistas jóvenes tales como Susana Salinas y Uriel Márquez.

Para quienes leen esta breve reseña, hago extensa la invitación a (re)descubrir los espacios de la ciudad, ahora a través de la mirada de los artistas comisionados y los artistas locales. Es una oportunidad invaluable para el goce y la reflexión, para hacernos preguntas o quizá hasta encontrar respuestas de construcción colectiva. Con la inauguración del programa museológico ni comienza ni termina la Bienal, porque, como ya se ha dicho con anterioridad, este proyecto lleva más de un año en gestación, y quedan muchas actividades por hacer al menos hasta febrero de 2019. Recomiendo al lector estar atento los días 16 y 17 de noviembre a las conferencias y el foro sobre el papel de las bienales en América Latina, que se llevarán a cabo en el Teatro Hinojosa de Jerez y la Biblioteca Conventual de Guadalupe. Así como de las actividades de mediación dirigidas a adultos, jóvenes y niños.

 

*Doctora en Investigación Artística por la Universidad de Sevilla


Los comentarios están cerrados.