SON IGUALITOS

Cuentan las malas lenguas en el Congreso del Estado que, quizás por algún artilugio de hechicería, Omar Carrera no solamente heredó la curul de Luis el Oso Medina Lizalde, sino también el estilacho ¡y hasta la santidad!, pues parece que ahora sólo él (y sus compañeros morenazos, claro) son unos santos, y los demás son corruptos, opacos e hipócritas.

Y es que ayer, en conferencia de prensa, supuestamente reveló cómo le están haciendo los que no son santos (como él y los morenos) para que, por debajo de la mesa, sí logren repartirse bien y bonito los cerca de 18 millones de pesos que “les sobraron” de las famosas herramientas legislativas de este año. ¿Logrará convencer al respetable público… y a sus electores?

EL SALVADOR

No, no hablamos del país centroamericano, sino del mismísimo diputado federal petista, Alfredo Femat Bañuelos, quien anoche presumió por todos lados que es uno de los legisladores que están presionando a la Secretaría de Hacienda para que, de inmediato, saquen del hoyo a 10 universidades públicas, entre las que está –por supuesto– la UAZ.

Le avientan el carro al secretario de Hacienda, dicen, para que de aquí a fin de año vea cómo le hace para ayudar a resolver esas crisis. Sin embargo, hay chismosos que aseguran que su “preocupación” por ayudar la bronca de la UAZ es ¡porque le da “cosa” de que él ayudó a meterla en semejante crisis, cuando fue Rector! Y ahora quiere ser el salvador de la misma.

MONREAL EN CAMPAÑA

Valiéndole un cacahuate los tiempos y los lugares y los protocolos (algunos dirán, “qué novedad”), ayer el próximo encargado de la ganadería nacional, David Monreal Ávila, anduvo paseándose por los pasillos y oficinas de la Presidencia Municipal de Zacatecas con el primer edil, Ulises Mejía Haro… sin que estuviera claro a qué vino.

Obviamente, ni modo que viniera a ver cómo andan los hatos ganaderos capitalinos. Más bien, dicen las tepocatas del ayuntamiento, anda en abierta campaña electoral porque no quiere que ni Narro ni su hermanito Saúl le ganen la candidatura a gobernador. O sea, ya anda vendiendo quesos y todavía no tiene ni las vacas…

MIGRANTES

Dicen las malas lenguas que la verdadera preocupación del góber Tello por tratar bien a los migrantes hondureños que irán de paso  rumbo al norte (si es que pasan por aquí, primero), no es precisamente quedar bien con ellos, o quedar bien con el gobierno federal o con el próximo preciso de la República. No, la intención sería otra.

A decir de los chismosos de sus oficinas, el objetivo más bien sería encargarles a esos mismos centroamericanos, en buena onda, que por favorcito le “echen un ojo” al bonche de zacatecanos que seguramente se les van a pegar, para llegar en bola a la frontera, y en una de esas, colarse también al otro lado. Será broma, pero hay quien dice que ya hay varios apuntados.


Los comentarios están cerrados.