ALBERTO MORONES/NTRZACATECAS.COM
ALBERTO MORONES/NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS.- Esta mañana el Seminario de Zacatecas celebró 150 años de fundación, con la apertura del año jubilar, donde se enfatizó la labor de servicio como personas, para contribuir por el bien común de la sociedad.

Sigifredo Noriega Barceló, obispo de la Diócesis de Zacatecas, destacó que el seminario ha significado mucho en los 150 años, pues ha consolidado la formación inicial de los pastores que la iglesia ha ido solicitando para dar servicio a la comunidad zacatecana.

Sentenció que el año jubilar sirve como remisión de los pecados y de las penas, además de la reconciliación, la conversión y la penitencia sacramental. A la ceremonia acudieron el gobernador Alejandro Tello Cristerna y su esposa Cristina Rodríguez Pacheco.

El obispo definió que el jubileo se vive como un año de solidaridad, esperanza, justicia y paz, además del llamado a profundizar la relación con Dios y con el prójimo.

A quienes participaron en la misa del jubileo, Noriega Barceló pidió seguir orando por los seminaristas y jóvenes que se preparan, para, en un futuro, llevar a cabo la orden sacerdotal, y por el Seminario, para seguir siendo lugar de preparación de la labor evangelizadora.

Fue así como Noriega Barceló decretó que a partir de este 18 de octubre y hasta el próximo 2019 se celebre el año jubilar.

“Elevamos nuestra oración y gracias a Dios por el don de nuestro seminario, y nos asumamos como protagonistas en la tarea de formar a los pastores que la Diócesis necesita”, expresó.


Los comentarios están cerrados.