Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento

“Que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son.”

Pedro Calderón de la Barca

 

Andrés Manuel López Obrador se muestra muy seguro: “¿Saben cuánta gente está de acuerdo en el sureste en que se construya el tren maya? El 80 por ciento, según una encuesta que me acaban de entregar.” El estudio se lo entregó el gobierno de Campeche, es telefónico y lo realizó De las Heras Demotecnia con dos mil 500 encuestados

Es altamente cuestionable que las obras públicas sean decididas por encuestas de popularidad en vez de por estudios de necesidad y factibilidad, pero éste es el camino que ha tomado López Obrador con el aeropuerto de Texcoco. Sólo que el camino se vuelve cada vez más tortuoso.

La idea de que el tema del aeropuerto se definiría en una consulta popular, que la ley prevé desde 2014, cayó por tierra porque el nuevo gobierno tendría que esperar, cuando menos, hasta 2021 para realizarla y el ejercicio tendría que ser organizado por el INE, una institución autónoma. Por eso se decidió por una consulta popular que no es la que prevé la ley, y no en todo el país, sino sólo en 538 municipios. La consulta, además, será acompañada por una encuesta. Nadie ha dicho qué pasará si la encuesta y la consulta tienen resultados discrepantes, aunque al final importa poco, porque si los nuevos estudios demuestran que el actual AICM y Santa Lucía no son compatibles, el proyecto favorecido por AMLO no se realizará.

La opción de Santa Lucía se está considerando a pesar de que no hay un proyecto ejecutivo o siquiera alguna idea de cuánto costará. Un documento titulado Plan maestro + Edificio terminal, divulgado por el próximo gobierno, señala que el costo será de 70 mil 342 millones de pesos, pero el Colegio de Ingenieros Civiles advierte que, si nada más se considera el número de metros cuadrados, el costo no podría ser inferior a 215 mil millones de pesos. Un especialista no podría tomar una decisión con información tan incompleta, pero ésta es la que tendrá el pueblo sabio para la suya.

Ninguna consulta se necesita, en cambio, para el tren maya. “No es que no hay consulta en este caso –advierte el presidente electo–, es todo el pueblo que está opinando.” Quienes cuestionan la necesidad o a viabilidad del tren son “conservadores” o parte de la “prensa fifí” por lo que su opinión no es seria. “Ya chole” con las críticas.

El tren tendrá una longitud “aproximada”, según un “proyecto” en la página de internet de López Obrador, de mil 525 kilómetros. Si la longitud es aproximada es porque el documento presenta sólo dibujos del trazado general. El presidente electo y su gente declararon que el tren costaría 150 mil millones de pesos, pero no hay información sobre las bases de este cálculo. Al igual que en el aeropuerto de Santa Lucia, no hay proyecto ejecutivo que permita definir los costos. López Obrador, además, dice, de forma increíble, que no se va a expropiar ningún terreno ni se va a tirar ningún árbol.

No hay tampoco un estudio que justifique el flujo de pasajeros, los niveles de ocupación o los precios de los pasajes. Los integrantes del equipo de López Obrador señalan que se trata de un proyecto “hermoso”, pero esto no es una base muy sólida para justificar una inversión de 150 mil millones de pesos.

A pesar de que al presidente electo le parece obvio que el aeropuerto de Texcoco debe someterse a una consulta popular, pero el tren no, el razonamiento no es claro. Si sólo la prensa fifí tiene dudas, algo malo está pasando con el resto de la prensa y con los especialistas.

 

Interurbano

El tren interurbano Toluca–México de Peña Nieto, sólo tendrá 57.7 kilómetros, pero en marzo, ya el costo final se estimaba, no en los 39 mil millones de pesos presupuestados, sino en 59 mil millones. Son  mil 22 millones por kilómetro. López Obrador nos dice, en cambio, que su tren maya costará 98 millones por kilómetro,

 

Twitter: @SergioSarmiento


Nuestros lectores comentan

  1. todo lo relacionado con pedroza siempre a sido dudoso, pero por mientras el sigue engordando el bolsillo para su afore y tan tan

  2. en verdad siento lo del perito de transito siempre pagan justos por pecadores y fijense por quien un individuo borracho fijate bien gobierno por donde andas