CIUDAD DE MÉXICO.- En el marco de la semana de la moda mexicana la fachada barroca del Ex Convento de San Hipólito reunió a talentosas firmas como Azulay y Galo Bertin, en el cual ambas exhibieron diseños que evocaron a un viaje en retrospectiva al pasado.

¡Brilla, brilla!
La inspiración de los creativos argentinos que llevan la misma sangre, Martín Azul y Solana Azulay, nació del amor del viejo Hollywood con garbo en las actrices de época.

La historia entre los años 40 y 50 fueron imprescindibles en su romántica y sofisticada colección sumada de vestidos y jumpsuits de diferentes alturas.

En ella permearon detalles de encajes, bordados, piedras brillantes, capas, coronas (que simulaban a las de las reinas de belleza), velos, máscaras de cristales y diademas con plumas.

Todo en una tonalidad que representaba un momento divino de luz con una gama que iba desde el blanco hasta el dorado y que finalizaba con una más oscura.

“Es un sueño hecho realidad para nosotros, nunca pensamos que estaríamos aquí, empezamos hace 10 años como stylist y ahora tenemos año y medio con la marca”, expresa Solana Azulay, quien junto con su hermano lleva 18 años viviendo en la colorida Ciudad de México.

Rompiendo barreras
El diseñador Galo Bertin mostró su propuesta a la cual tituló ‘LOVE’.

Ésta está basada en el relato de un hombre que ha encontrado que el amor no tiene que ser exclusivo, en donde la euforia del momento y el sentimiento puede ser compartido con la persona que cada quien desee, sin importar el género.

A ese personaje Galo lo designó con el hashtag #HOMBREGALOBERTIN con una personalidad libre de prejuicios y sin etiquetas, con actitud liberal, segura, atrevida y lleno de ganas por vivir al máximo miles de aventuras.

En ella se dedicó a trasladar a todos los espectadores a la década de los años 90 con piezas clásicas con siluetas ‘oversized’ de colores primarios como el rojo, el amarillo y el azul.

Además, en las parkas, blazers sport, sastrería acompañada de joggers de vestir resaltaron por sus prints y por la frase “Loving As Fuck”, que aludía al mensaje que el diseñador quería dar.

En la colección del Galo, TWO MEN complementó el calzado, MÚUL apoyó con backpacks y Panoramaa con las gafas solares.


Los comentarios están cerrados.