KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM
KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS.- Después de que gasolineros acusaran intentos de extorsión por parte de personal de la Profeco, Óscar del Real Muñoz, representante de esta dependencia federal en Zacatecas, aclaró que los trabajadores de la delegación no tienen facultad para colocar sellos de suspensión, pues esto corresponde a oficinas centrales.

También advirtió de la presencia de posibles impostores de empleados, por lo que el caso se revisará para primero determinar si efectivamente se trata de enviados de la institución, e identificarlos, o si eran personas con identificaciones falsas.

Este martes, el grupo gasolinero Rivas denunció que personal que se presumía adscrito a la dependencia colocó un sello de suspensión en bombas, por supuestos goteos en las mangueras despachadoras, luego de que los encargados se negaran a pagar 20 mil pesos para evitarlo.

Este tipo de supervisiones están a cargo de una dirección especial, que depende de la Subsecretaría de Verificación de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), explicó Del Real Muñoz.

“No es un asunto que pertenezca a la delegación de en Zacatecas. Este personal no tiene la facultad que demandan (colocar sellos de suspensión), su actividad se ve limitada a la verificación del otorgamiento de litro por litro de gasolina, brigadas que vienen de oficinas centrales de la procuraduría”, detalló.

Puntualizó que la delegación se limita a la revisión de tipo “litro por litro” de gasolina, mientras que otras funciones las realizan brigadas enviadas por oficinas centrales de la dependencia.

El funcionario afirmó que ofrecerán asesoramiento a los afectados, para las acciones legales que deben continuar y que interpongan las denuncias correspondientes.

Agregó que también existe la posibilidad de que se tratara de personas con identificaciones apócrifas, pues dijo que se tiene registro de operación de falsas brigadas de verificadores.

Llaman a denunciar

Cecilio Murillo Murillo, presidente de la Asociación de Gasolineros del Estado, refirió que se realizarán las denuncias correspondientes para la aclaración de dicha extorsión y con ello se castigue a los trabajadores. “Sugerimos que se realicen las denuncias correspondientes”, subrayó.

Agregó que el personal de las gasolineras necesita una capacitación para que cuente con el conocimiento suficiente para recibir exitosamente las visitas de Profeco.

Recordó que de manera personal, en 2008,  fue víctima del mismo delito y al interponer las denuncias correspondientes y entregar las pueblas de los hechos, el personal fue despedido.

El presidente desconoció que este tipo de prácticas sea presente en otras gasolineras; sin embargo, es del “único del que hemos tenido conocimiento”.


Los comentarios están cerrados.