René Fernando Lara Cervantes
René Fernando Lara Cervantes

El reciente nombramiento del actor Sergio Mayer Bretón como presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, ha causado gran agitación en redes sociales y medios de comunicación, en aspecto, Mayer Bretón declaró que no se necesita ser Sócrates para formar parte de dicha Comisión. Asimismo, en contraste durante una entrevista con  el diario Excélsior, al diputado por Morena se le preguntó cuál campo de la cultura domina que pueda trabajar a su favor, a lo que se limitó a mencionar que se va a escuchar a todos y que hay que apoyar a cada una de las entidades federativas, para trabajar en nuestra cultura nacional y muchos otros temas, claro está, sin precisar cómo. Estas declaraciones son para tomarse en cuenta, partiendo de que las comisiones son las responsables de determinar la pertinencia de las propuestas para luego someterlas a votación, esto quiere decir que los diputados que las conforman más allá de fungir como un primer filtro, son los responsables de su aprobación; con lo que en este caso particular el rumbo que se le dará a la cultura en San Lázaro no está  del todo claro.

Lo expuesto anteriormente guarda relación con las competencias y el perfil deseable del funcionario público, ya que parte importante del funcionamiento de un gobierno depende de contar con una burocracia profesional que lleve a cabo el adecuado ejercicio de sus labores. En este sentido, a raíz de los cambios en el entorno y un mayor nivel de conciencia ciudadana los gobiernos tienen cada vez más dificultades para proporcionar y mantener la calidad de sus servicios, por lo que es necesario  contar con personal que haga más eficaz y eficiente el desempeño de las instituciones, con base en perspectivas claras y precisas de la forma en que se conduce la relación de los ciudadanos con el gobierno.  Esta complejidad se ve reflejada en el estudio Perfil de competencias generales del funcionario público del Régimen de Servicio Civil Costarricense, donde se establecen cinco dimensiones básicas para desempeñarse en un cargo público que se presentan de la siguiente manera:  Organizativo – Institucional, Interrelación y Servicio, Motivacional y Ética, Autorregulación y Cognitiva. Asimismo, estas dimensiones están dividas en competencias en donde destacan el autoaprendizaje, la proactividad, la adaptación y flexibilidad, capacidad de negociación, resolución de problemas, pensamiento funcional y operativo; entre otros. En este aspecto, se espera que el contar con funcionarios capaces de trabajar con estas cinco dimensiones se logre un desempeño sobresaliente y exitoso, que asegure su desenvolvimiento en diferentes contextos y circunstancias.

En lo que concierne a Sergio Mayer, aún no hay muestras de las competencias que  haya desarrollado a lo largo de su carrera como artista, y si estas serán de utilidad para fungir como servidor público; empero, si hay evidencia de su falta de comprensión sobre la complejidad del cargo que tiene en sus manos. Por lo tanto, es inevitable pensar en las consecuencias que pueden tener sus decisiones en las iniciativas y dictámenes que involucren a la Comisión de Cultura, con lo que no queda más que esperar que el legislador reflexione, cambie su actitud y se capacite para desempeñarse como servidor público.

lararene83@yahoo.com.mx


Nuestros lectores comentan

  1. diogenes el cinico ... lampareado...otra vez

    Ah pooco nada mas EL, el 95% de los legisladores de MORENA, esta exactamente igual a este personaje telenovelesco, que ni para eso sirviò un pesimo actor, pero como lo he comentado cuando no tienen chamba los mediocres, buscan en la politica acomodarse valga lo que valga lo importante es estar chupando en la olla de oro del arcoiris. asi le va a ir al pais. punto.

    Responder

Deja un comentario