Alberto Chiu
Alberto Chiu

Con el pretexto de su llamada “Gira de Agradecimiento”, este sábado el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, realizó un mitin en la icónica Plaza de las Tres Culturas, el corazón todavía sangrante de Tlatelolco, apenas a dos días de la conmemoración de la matanza de estudiantes ocurrida el 2 de octubre (que no se olvida) de 1968. Y en dicha reunión, reiteró –una vez más– una serie de ideas o propuestas o proyectos que planea poner en marcha una vez que tome el poder.

Entre las más sonadas, y que han causado revuelo tanto en los círculos militares como en una parte de la sociedad, están la desaparición del Estado Mayor Presidencial y del CISEN (Centro de Investigación y Seguridad Nacional), así como la creación de una especie de policía nacional compuesta por los miembros del Ejército, la Marina y la Policía Federal para dedicarse a actividades de seguridad como autoridad civil.

Dijo textualmente López Obrador: “Vamos a hacer un llamado, a los soldados, a los marinos, para darle un giro a la labor del Ejército, que ya no se ocupe de las tareas que hasta ahora tiene encomendadas, que la Defensa Nacional la podemos hacer, si se necesita, todos, como ha sido siempre en la historia de México. Si nos invaden, si nos agreden de otros países, todos a defender la patria, no solo los soldados”.

Pero lo que a muchos llamó fuertemente la atención fue, en una parte de su discurso, una especie de “renuncia” al uso de la fuerza. Y lo dijo así: “Vamos a crear una guardia civil a nivel nacional con el apoyo del Ejército, de la Marina y de la Policía Federal, vamos a unir estas corporaciones en una guardia civil, en una Guardia Nacional donde se va a limitar el uso de la fuerza y se van a respetar los derechos humanos y de esta manera vamos a garantizar la paz y la tranquilidad en México”.

Y dijo que “nunca más” se volvería a utilizar al Ejército para reprimir al pueblo; y que los soldados también son pueblo pero uniformado; y que los 8 mil soldados que forman parte del Estado Mayor Presidencial (EMP) ya no se encargarán de “cuidar al Presidente”, pero además, se tendrán que reintegrar al Ejército porque las investigaciones sobre el 68 señalan que fue el EMP quien participó en la represión…

Vamos, pues, que anunció que transformará al Ejército y a la Marina, y que la seguridad la podemos hacer todos. ¿En serio? Y que con la desaparición del CISEN, se asegurará de que nunca más nadie vuelva a ser espiado cuando hable por teléfono. ¿Es en serio, de verdad? Y que la paz y la tranquilidad del país la conseguiremos todos juntos, en armonía. ¿De veras?

Coincido con especialistas en los temas castrenses y de seguridad en una cosa: las propuestas (o intenciones) de López Obrador podrán sonar muy bonito, pero carecen de una cierta parte de información sobre las demás actividades del Estado Mayor (como si sólo cuidaran al Presidente en turno), o del CISEN (como si nada más se la pasaran espiando), o de la sociedad misma (como si fuera tan fácil ejercer un liderazgo social, desde la esfera política, que cambie las mentalidades de la noche a la mañana).

Y además, faltaría todavía que desde el Congreso de la Unión se hicieran las modificaciones pertinentes a todas las leyes y reglamentos en la materia, en la constitucionalidad de las Fuerzas Armadas, en el objetivo fundacional y operativo de las mismas, etcétera. ¿Le entrarán los diputados y senadores al tema propuesto por López Obrador, en sus términos?

Es obvio que nuestro país necesita, le urge, una transformación. Pero también es obvio que una modificación de semejante calado requiere, sobre todo, una buena dosis de análisis, estudio, consideración de riesgos, sociabilización de la misma, so pena de quedarse convertida en un simple arranque populista que, a la larga, nos salga más cara… y nos deje más desamparados, por el simple hecho de que renunciar a la fuerza del Estado es, a la vez, renunciar a defender lo nuestro.

 


Nuestros lectores comentan

  1. No cabe duda que el Presidente Electo, aún sigue en campaña, promesas al por mayor y luego habrá que aclarar que “Quiso decir…”.