REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

MÉXICO.- Los Clásicos de futbol se deben jugar como el de ayer: con ganas de ganar, con llegadas, con emociones. ¡y saldo blanco!

De hecho, el único saldo rojo del Clásico Nacional fue en la moral de los seguidores del América.

Matheus Uribe falló un penal en la última jugada del partido, al minuto 95 de tiempo corrido, que terminó 1-1 en el Estadio Azteca.

El gol de Alan Pulido, al 58′, debió invalidarse por fuera de lugar de Josecarlos van Rankin, quien dio la asistencia; el del América, al 80′, fue obra de Andrés Ibargüen, con enorme mérito de Oribe Peralta, quien rescató una pelota que parecía perdida.

Pero más allá de los goles, el Clásico de ayer estuvo lleno de buenas jugadas, emociones, disparos, deseos de ganar de ambos equipos y, algo importante, de gran comportamiento en las tribunas.
Así se juegan los Clásicos, los Clásicos de verdad.


Los comentarios están cerrados.