LO DEJAN SOLO

 

En medio de un salón de plenos “medio lleno” (otros dirán que medio vacío), el magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, Armando Ávalos Arellano, rindió su informe de actividades por primera vez ante la representación popular y, según los chismosos del Congreso, fue uno de los más grises que han visto.

 

Para empezar, dicen, ni asistió el góber Tello, sino que mandó en su representación a la novel adquisición del gobierno, Jehú Salas Dávila. Pero para terminar –y lo que es peor, aseguran–, parece que sí se notó (y mucho) la ausencia de varios de sus propios magistrados del tribunal, como el mismísimo Arturo Nahle García y otros cuatro más. ¿Pos’ qué se traen?

 

 

MEJOR ALLÁ

 

El góber Tello, mientras tanto, anduvo promoviendo Zacatecas con el pretexto de ser el invitado de honor de la Feria Internacional del Libro de Antropología, en la Ciudad de México (CDMX), a donde se llevó no sólo libros, sino hasta unos mezcalitos y unos danzantes, para que allá sepan dónde está lo mero bueno. Le encanta presumirnos en otros lados.

 

Aprovechó la oportunidad para presumir y anunciar que el próximo lunes 8 de octubre, abrirá sus puertas la nueva zona arqueológica del Teúl de González Ortega –a modo de atractivo turístico– y ojalá venga gente a conocerla… y a dejar acá sus pesos y dólares. Los más chismosos del condado juran que, si por él fuera, mejor se la pasa fuera del estado lo más posible, porque aquí ni caso le hacen sus propios colaboradores.

 

 

LE REZONGARON

 

Lo dicho, la reciente declaración del secretario de Seguridad Pública, Ismael Camberos Hernández, en torno a que la violencia desatada en Guadalupe es consecuencia de que “no hay coordinación”, se le volvió en contra y volvió a darse un “balazo en la pata”. Le respondió, rapidito, el secretario de Gobierno de ese municipio, Carlos de Ávila.

 

Y nomás le faltó decirle “mentirosillo”, pero la verdad –dicen los de lengua larga– se portó muy ecuánime y nomás le mandó decir que su aseveración era “imprecisa” y “desatinada”. Lo trató con guante de seda, pues. Y encima, le recordó que ellos atienden todos los llamados de la SSP y hacen lo que les toca. ¿Entonces quién miente, Camberos o De Ávila? Apuesten…

 

 

PLEITO INTERNO

 

A lo que debería poner atención el secretario Camberos, insisten algunos de sus propios colaboradores, es al pleito interno que tienen sus subordinados encargados de difundir la información a la ciudadanía, pues todo parece indicar que hay conflicto entre la Vocera de Seguridad, Rocío Aguilar, y su comunicador Marco Vargas.

 

Según los más chismosos de la SSP, entre estos dos personajes parece haber concurso para ver quién se gana la “simpatía” de los reporteros, y la forma que usan para convencerlos es ver quién “filtra” mejor la información. Y en su caso, quién tapa mejor ciertos hechos que no les convienen que se sepan. ¿Todavía no se dará cuenta su jefe?

 


Los comentarios están cerrados.