REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

MÉXICO.- Los cinco integrantes del que fuera el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) advirtieron sobre el riesgo de que los mismos funcionarios de la PGR continúen investigando el caso Ayotzinapa.

En una reunión efectuada el lunes con el futuro subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, expresaron esta preocupación, así como que en la transición de Gobierno se pierda información del caso.

«Le planteamos la necesidad de que, si es que se quiere avanzar, no se puede seguir con la misma estructura en la PGR porque en el fondo está el sesgo confirmatorio», comentó Francisco Cox.

«La SEIDO debe quedar totalmente fuera».

En entrevista, el chileno destacó la buena voluntad y la sensibilidad mostrada por Encinas, aunque advirtió que no sería suficiente sin romper la inercia de las actuaciones de ahora.

«El Estado es una estructura con cimientos muy profundos, y si tú cambias solamente los pisos de arriba y no hay un cambio de cultura, de prácticas, de comportamiento, va a ser muy difícil hacer un cambio de cómo se investiga y cómo se relacionan con las víctimas», planteó.

«El Estado, a veces, tiene su lógica propia más allá de la voluntad de los que dirigen y, por lo tanto, hay que estar muy atentos a cómo se desarrollan esas capas inferiores que van a persistir en el Estado».

El domingo, los cinco expertos del GIEI –Ángela Buitrago, Francisco Cox, Carlos Beristain, Claudia Paz y Alejandro Valencia– se reunieron con los familiares de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos; el lunes con Alejandro Encinas y este martes con los integrantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Sobre su posible regreso a México, los expertos le manifestaron a Encinas que sería necesario primero saber en qué condiciones se encuentra la investigación y cuál sería su mandato.

«Lo que dijimos es que se tendría que volver nuevamente con inmunidad, en la calidad de coadyuvantes, un poco el mismo mandato que teníamos antes, explicitando algunos temas en cuanto a la competencia y las facultades de dirección y acceso a la información», explicó Cox.

Para ello, agregó, sería fundamental que sean nuevamente arropados por la CIDH y que se respete la figura de un grupo, no de cinco expertos independientes.

«Las expectativas, si llegáramos a regresar, son muy altas, y lo hemos discutido entre nosotros, pero lo que no hay que olvidar es que la obligación primaria es del Estado», dijo.

«Y con voluntad y con estrategias de política criminal nosotros creemos que se pueden romper pactos de silencio y, por lo tanto, avanzar, no sólo en determinación de responsabilidades, sino también en el destino de los muchachos».


Los comentarios están cerrados.