Alberto Aguilar
Alberto Aguilar

DEBIDO A LA incertidumbre económica, este 2018 también ha significado grandes desafíos para el sistema bancario.

Dada la volatilidad no ha resultado fácil lograr que se mantenga la dinámica del financiamiento.

No obstante el esfuerzo, el crédito al consumo muestra una menor dinámica. Sólo en junio su evolución nominal fue de 7.1 por ciento, o sea apenas 2.4 por ciento real.

La menor velocidad se percibe en tarjetas, créditos de nómina y personales, en congruencia con la caída el poder de compra dado el corrosivo efecto de la inflación.

Aun así, el crédito a la vivienda se ha defendido y no se diga el que va a las empresas, aunque cabe aclarar que no se debe a que haya muchos planes de expansión.

Más bien por el difícil entorno global y la devaluación las empresas han sustituido pasivos externos, sobre todo las grandes. BANXICO de Alejandro Díaz de León hace ver que el crédito de la banca a las Pymes ha avanzado, pero de forma más discreta.

Habrá que reconocer también que, pese al alza de la TIIE por el banco central –esto para contener la inflación–, el costo de los financiamientos ha aumentado en menor proporción.

Esto es posible porque los grandes bancos, BBVA Bancomer que lleva Eduardo Osuna, Citibanamex a cargo de Ernesto Torres Cantú, Santander que dirige Héctor Grisi, Banorte de Marcos Ramírez, Scotiabank de Enrique Zorrilla, HSBC de Nuno Matos están bien capitalizados al igual que los medianos y pequeños.

Tampoco se perciben grandes desafíos de morosidad, aunque el entorno tampoco ayuda para mejorar la penetración de la banca.

Hoy la apuesta del sistema ya no está tanto en acrecentar la infraestructura, sino en potenciar el uso de la tecnología, básicamente al celular como medio de pago. Esto será más notorio en 2019.

La ABM que preside Marcos Martínez Gavica tiene una apuesta gremial muy enfática en ese sentido, como parte de un plan estratégico sexenal que pronto entregará a Carlos Urzúa, próximo titular de la SHCP.

A mediano y largo plazo, los miembros de la ABM están convencidos de que el financiamiento mantendrá un crecimiento de doble dígito, aunque el arranque del 2019 será lento.

Como quiera la intención es entregar metas en específico, por ejemplo para el campo, que es tan importante para el país, y no se diga para lo que hace a Pymes.

Otro tercer pilar es el plan de los bancos para infraestructura, de las grandes apuestas del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Hay la intención también de contribuir muy de cerca con la banca de desarrollo, rubro en el que se conoce vienen cambios. Se habla de la fusión de NAFIN que dirige Jacques Rogozinski con BANCOMEXT de Francisco González.

Ahí la petición es que la banca de fomento no compita con los bancos comerciales.

La simple exigencia de utilidades anuales crecientes a esas instituciones tiende a provocar que se pierda la complementariedad que debe haber con la banca.

Aún no hay fecha para que la ABM entregue al próximo gobierno su plan, máxime que hoy Urzúa y su equipo tienen su principal foco de atención en el Paquete Económico 2019.

 

UN RUBRO QUE atraviesa una pésima circunstancia es el de la minería. Desde los últimos cambios fiscales en 2014 su capacidad para atraer nuevas inversiones se acotó. De ahí sus números negativos a partir de ese momento. Este 2018 hasta julio esa industria trae una baja de casi 1 por ciento que difícilmente se revertirá, máxime que las cotizaciones de muchos minerales no están en buen momento. Sin embargo, fíjese que en la CAMIMEX que preside Fernando Alanís hay otro asunto que nubla el panorama para el sexenio de Andrés Manuel López Obrador. Sucede que mucha de la toma de decisiones podría ser determinada por las comunidades y en especial los grupos indígenas. Esto podría inmovilizar más las inversiones futuras. AMLO ya ha anunciado el énfasis que dará al Instituto Nacional de Pueblos Indígenas que asumiría Adolfo Regino Montes. Veremos que sucede.

 

UNA FIRMA QUE hoy estará de manteles largos es Reckitt Benckiser (RB), ya que se celebrarán los 90 años de uno de los antiácidos con mayor reconocimiento de marca en el mercado farmacéutico del país. Se trata de Sal de Uvas Picot. De hecho frente a Julio Sánchez y Tépoz, mandamás de COFEPRIS, se oficializará una inversión de 90 millones de pesos que se realizará el próximo año para aumentar la capacidad de ese producto en la planta de esa multinacional que se ubica en Calzada de Tlalpan. La intención es llegar a 410 millones de sobres anuales de Sal de Uvas Picot, cuya fuerza en un 60 por ciento recae en las misceláneas. RB que dirige la francesa Anne Engerant manufactura también el Tempra y otros productos de exportación como Mucinex, Naldecon y Luftal. Tiene otras tres plantas en Atizapán, Delicias y Tijuana.

 

SI ANDRÉS MANUEL López Obrador mantiene los ataques a Banco de México, lo único que logrará es desgastar a una de las instituciones con mayor prestigio del país. Este domingo en su recorrido volvió a referirse al banco central. Advirtió que si hay desequilibrios macroeconómicos, será por el mal manejo del también denominado banco de bancos. Ayer el propio Alejandro Díaz de León respondió que su tarea es el controlar la inflación. De hecho ese su principal mandato. Elevar las tasa como parte de la política monetaria no es una medicina agradable, pero sí obligada para controlar el fenómeno.


Los comentarios están cerrados.