KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM
KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS.- Como parte de su estrategia para combatir el cáncer de mama, la delegación en Zacatecas del Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS) inició la gira de la unidad móvil de mastografías y llevará este servicio a distintos municipios del estado.

Patricia Ramírez Tinajero, coordinadora de Salud Pública de la institución, detalló que el objetivo es ampliar la cobertura de este tipo de análisis hacia las demarcaciones alejadas, para priorizar sobre todo la detección oportuna del mal, lo que mejora la oportunidad recuperación.

En ese sentido, Ramírez Tinajero destacó que en los últimos meses no se han detectado pacientes positivas con la enfermedad y los tumores han sido benignos.

En estos días y hasta el 26 de septiembre, la gira comenzará en la Unidad Médica Familiar (UMF) 6, ubicada en Río Grande, para brindar atención, además, a la población de Juan Aldama y Miguel Auza.

Durante octubre, mes de la lucha contra este tipo de cáncer, el servicio llegará a la UMF 7, que se localiza en Sombrerete, y estará ahí del 1 al 12 de dicho mes. El recorrido terminará en Jalpa, en la UMF 10, con atención para habitantes de Nochistlán, Juchipila y Tabasco.

La coordinadora de Salud Pública del IMSS recomendó a las mujeres que asistan a realizarse los estudios ir vestidas de preferencia con ropa de dos piezas (blusa y pantalón o blusa y falda), para facilitar los análisis.

Otra de las peticiones es acudir bañadas, pero sin desodorante ni talco, porque la mayoría de estos productos contienen minerales que no dejan ver con claridad las imágenes de Rayos X.

Con las mastografías se busca detectar cambios o anormalidades en los tejidos del seno que con el tiempo pueden convertirse en problemas, pues se pueden descubrir pequeños nódulos o masas que no los puede sentir una persona.

En caso de descubrirse alguna anormalidad mediante la mastografía, se requerirán estudios adicionales para descartar o confirmar el diagnóstico y, si se descartan riesgos, se citará a una nueva mastografía en los dos años posteriores.

El análisis consiste en tomar dos radiografías de cada mama: de los lados y de arriba hacia abajo,

tarda aproximadamente 15 minutos y, aunque causa molestias durante la compresión del pecho, éstas son tolerables.

La funcionaria del IMSS recalcó que no todos los resultados anormales significan cáncer, pues aseguró que, de cada 10 mujeres con resultados sospechosos, sólo una tiene este mal.


Los comentarios están cerrados.