Enrique Laviada
Enrique Laviada

Estoy seguro de que ayer, el gobernador Alejandro Tello debió haber pasado un trago bastante amargo, justo cundo un auditorio atiborrado de maestros lo trató a punta de silbidos y abucheos. Le gritaron de todo. Si alguien tenía que cargar con los costos de la llamada Reforma Educativa, en ese momento, estaba ante el atril, tratando inútilmente de empezar uno de esos clásicos discursos suyos en los que dice que por su parte no hay problema. Pero esta vez no había para donde hacerse. Ni cómo escapar o soltar aquello de “yo no fui” o algo así por ese estilo. El de ayer fue, pues, un mal día para el gobernador de Zacatecas.

Si fuéramos mal pensados (es un decir) nos parecería que a Tello no lo llevaron a un foro, sino a una emboscada. No me refiero a sus asesores, no, pues todos sabemos que se rodea de un equipo que raya en la genialidad. Tampoco creo que hubiese sido mala leche de parte de su  (todavía) eficaz secretaria de Educación, Gema Mercado, siempre tan leal. Ni una mala jugada del rector de la UAZ, Antonio Guzmán, su anfitrión en ese infausto momento. Mucho menos suponer que la encargada de la política interior, Fabiola Torres, hubiese omitido informar previamente a su jefe que los maestros andarían un tanto enojados y que eso podría poner en riesgo su investidura. O que el mismo se la creyó que asistiría a un evento en el que se intercambiarían puntos de vista, ideas, razonamientos, propuestas, críticas, en un ambiente de entendimiento y cordialidad democrática. No puedo evitar decirlo (es una ironía)… todo.

El representante del nuevo gobierno, Esteban Moctezuma, propuesto para ocupar la titularidad de la Secretaría de Educación, a menos que cambie de humor o varíe la política de alianzas de López Obrador, fue testigo del desorden al que se puede llegar cuando existen tantos vacíos de autoridad y tan poca operación política y brilla por su ausencia el oficio político. Eso es exactamente lo que sucede cuando se emprende un gobierno renegando de la política y asumiendo una especie de distancia pasiva, respecto a las responsabilidades que corresponden a quien debe tener en sus manos las riendas de una entidad. La rueda de los pretextos y las lamentaciones oficiales tuvo, esta vez, como música de fondo la más cruel de las silbatinas. Mencionan las malas lenguas (que las hay) el asombro del visitante al contemplar semejante relajo. La enorme falta de respeto a la que se hizo acreedor el gobernador, la frustración de sus funcionarios y la impotencia de los organizadores de un foro que, en efecto, parecía una emboscada.

La calma no regresó, ateniéndonos a la crónica periodística, hasta que Esteban Moctezuma pronunció las palabras mágicas: “la Reforma Educativa se va a cancelar” en calidad de mientras y por compromiso invariable del presidente electo, don Andrés Manuel López Obrador, y entonces vinieron los aplausos y la alegría renovada por el triunfo, ya con la debida ausencia (ni modo) del gobernador Alejandro Tello, quien abandonó el recinto universitario debido, se dijo, no tanto a los gritos de ¡fuera Tello!…¡fuera Tello! Sino a reuniones privadas y compromisos de agenda adquiridos con anterioridad al foro o emboscada. Lo siento, estimado lector, no puedo dejar de decirlo otra vez (es ironía)…todo.


Nuestros lectores comentan

  1. Cuando se señala la falta de operación política, cuando se dice que no entienden que no entienden, nos referimos a esto.

  2. Miguel aguilar HARO

    Cuando el gobernante no logra comprender el enojo de un pueblo y mucho menos logra escuchar los reclamos eso es lo qué pasa. El gobernador tiene la oportunidad de hacer el cambio en estos t tres años que le quedan de gobierno

  3. Yo participé en el foro y fue un evento muy similar a los eventos que hace el PRI con la CNC, fue hacer honor a AMLO y la nueva mafia del poder, la participación de dizque tómbola, fue por dedazo, muchos nada mas fueron a insultar y ni siquiera se quedaron a escuchar propuesta, y a los que si dejaron hablar, es decir, esposas de senadores, o lìderes sindicales, ellos no hicieron propuestas, nada mas a cantar … !va a caer, va a caer, la reforma va a caer!. El nivel de debate dejó muchísimo que desear. Es una burla estos foros, para la gente que no pensamos igual al partido de hecho y en algunos casos de derecho, ya está en el poder.
    Ojalá que esta actitud no siga y en México se siga permitiendo el diálogo y el respeto a no estar de acuerdo. Respeto a la oposición, respeto a pensar diferente. Respeto a exigir la calidad educativa, valiosa adición que la reforma al artículo tercero del 2013.