REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

MÉXICO.- A cuatro años de la prohibición de venta de bebidas azucaradas y comida chatarra en escuelas, un 63 por ciento de estas bebidas que se ofrecen son azucaradas, y un 51 por ciento de los alimentos son ultraprocesados, reveló un estudio realizado por El Poder del Consumidor presentado hoy.

Según el estudio realizado en nueve escuelas entre junio y julio de 2017, sólo cuatro de nueve contaban con bebederos, y sólo uno era funcional y estaba en condiciones de higiene.

«Debemos reconocer que hemos fracasado en el intento por ofrecer a los niños un entorno saludable», advirtió Juan Rivera, titular del Instituto Nacional de Salud Pública, quien participó en la presentación del estudio.

Según el monitoreo, en el 55 por ciento de los centros escolares publicitan bebidas azucaradas; los escolares desconocían los alimentos y bebidas no permitidos, y los miembros de la industria alimentaria mostraban rechazo sobre la implementación de la regulación.

En México la prevalencia de sobrepeso y obesidad aumenta 50 por ciento al concluir la educación primaria.

Rivera dijo que es indispensable que el Estado actúe ya contra este ambiente nocivo.

«Ojalá que próximas autoridades tomen las recomendaciones que emanan del estudio para avanzar en la prevención de la obesidad», dijo.

Aseguró que la obesidad y las enfermedades que desencadena, como diabetes y males cardiovasculares, originan 160 mil muertes al año.

Por su parte, Miguel Malo, asesor de enfermedades crónicas y salud mental de la OPS, dijo que los indicadores de consumo de bebidas azucaradas y alimentos ultraprocesados en México son alarmantes.

Advirtió que en el País se consumen 170 litros per capita de bebidas azucaradas al año.

Lamentó que no sólo en el entorno escolar, sino también fuera de éste haya un ambiente obesigénico.

Juan Martín Pérez, director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México, advirtió que los niños son rehenes y presas de intereses económicos de este mercado e industria de las bebidas azucaradas y alimentos ultraprocesados.

Para el experto, el Estado es cómplice y usa las instituciones, como las escuelas, como jaulas para consumidores cautivos.


Los comentarios están cerrados.