Alberto Aguilar
Alberto Aguilar

CONFORME A LO que anunció Javier Jiménez Espriú, próximo titular de SCT, hoy se tendrá listo el dictamen técnico para determinar la viabilidad del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

Hay prevista una conferencia de prensa que se reprogramó para incluir información adicional de seguridad aérea.

Tras años de una evaluación exhaustiva para determinar la mejor ubicación de esa terminal, llama la atención el corto tiempo que tomó hacer el reporte que hoy se presentará.

Claro que hace unos días, Jiménez Espriú, junto con Alfonso Romo, se reunieron con Gerardo Ruiz Esparza y Federico Patiño, titular del NAIM, y recibieron muchos de los análisis, sustento de esa obra que ya tiene un avance del 30 por ciento y licitaciones que amparan 90 por ciento del costo.

Esta revisión debe ubicarse como un asunto de carácter político, tras los cuestionamientos recurrentes de Andrés Manuel López Obrador al NAIM durante la campaña.

Ahora sin guardar los tiempos y no obstante que Enrique Peña Nieto aún gobierna, se podría decidir cancelar el NAIM, proyecto emblemático. Según esto, la última palabra la tendrá el pueblo vía un referéndum, ejercicio muy delicado, máxime la elevada sofisticación del tema.

Obvio no es la única opción. En el contexto de los millonarios intereses involucrados, también se habla de concesionar el NAIM a la IP, para que el gobierno no tenga que erogar recursos.

Esta última vía es también malísima, porque sin aprender del pasado se entregará al sector privado un jugoso monopolio, el más importante en la aviación del país.

Si con Carlos Salinas de Gortari se cometió el yerro de privatizar TELMEX con la inclusión de una concesión celular, AMLO podría pasar a la historia con algo similar, para lo que es el rubro aéreo.

En cuanto a construir dos pistas en Santa Lucía, se sabe que hay cantidad de problemas operativos aeronáuticos, no sólo con el AICM, sino incluso con la terminal de Toluca.

Amén del precedente en materia de seguridad jurídica para las inversiones, sobra decir que cancelar el NAIM derivará en largos juicios con las empresas que ya construyen en Texcoco y con los inversionistas que compraron deuda para financiar una parte de los 13 mil 300 millones de dólares (mdd) que se requieren.

Lo peor es que SCT ya detalló a Jiménez Espriú y a Romo que 75 por ciento de los recursos ya están amarrados, o sea, que el gobierno de aquí, a al menos a finales del 2020, no debería erogar ni un centavo.

Es más, todavía se pueden obtener otros tres mil 800 mdd (40 mil millones de pesos) si se monetiza la operación inmobiliaria que se generará alrededor el NAIM.

Apunte también las ventajas ecológicas que traerán las 300 has del actual aeropuerto si se habilitan como áreas verdes. Será un pulmón en el oriente de la ciudad y ahí también se puede aprovechar la comercialización de otros proyectos de bienes raíces.

Si el punto es ahorrar, el NAIM se puede abaratar si se replantea su diseño para hacerlo más conservador. Atlanta y Denver en EU no son tan llamativos pero funcionan.

Así que con buena voluntad para resolver un expediente esencial para nuestra aviación, hay margen de maniobra. Veremos si la sensatez se impone. De lo contrario la señal para el futuro de los negocios será pésima.

EN MATERIA FINANCIERA vienen diversas modificaciones regulatorias para lograr que la banca sea más efectiva en su rol crediticio, sobre todo hacia las Pymes. Las aplicaría la SHCP que estará a cargo de Carlos Urzúa. En el mismo sentido resulta que también se analiza la fusión de NAFIN de Jacques Rogozinski y BANCOMEXT de Francisco González. Con ello, se regresaría al estatus que se tuvo en el sexenio de Felipe Calderón. Héctor Rangel llegó a dirigir ambos bancos. La idea es eliminar duplicidades y reducir la nómina. Considérelo.

COMO SABE, EL equipo de Andrés Manuel López Obrador modificó el proyecto del Tren Maya para que ahora abarque 5 estados. Es un trazo de mil 500 kilómetros que costaría 150 mil millones de pesos. Es incuestionable su importancia para dar movilidad al sureste. Ya no sólo sería turístico, sino que por las noches transportará carga, lo que financiaría el tren de pasajeros que no es rentable. Aunque ya por ahí se habla de interesados, mejor esperar los detalles específicos. Falta conocer aforos, amén de que los fondos de impuestos al turismo (siete mil millones de pesos), son insuficientes. El grueso deberá provenir de recursos privados. Hasta ahora todos los intentos de empujar en esa zona un tren han fracasado.

AYER EL PORTAL PBS difundió la reunión de gabinete que celebró ayer Donald Trump. Categórico, el personaje instruyó a Robert Lighthizer a cancelar el TLCAN si no se logra un acuerdo adecuado para Estados Unidos. A su vez, éste le expresó que con México hay posibilidad de llegar a algún acuerdo en breve aunque aún existen temas delicados a superar. Además dijo, que en este caso, si se avanza con México podría sumarse Canadá. Claramente el divide y vencerás y la ligereza de Trump para este asunto nodal para nuestro país.

EL RUBRO DEL autotransporte de carga no ha perdido oportunidad para denunciar el sensible incremento en robos. Ayer José Refugio Muñoz, timón operativo de CANACAR convocó a AMLO a un foro de consulta en Puebla. La idea es presentarle la propuesta del gremio para enfrentar esa problemática.

 


Los comentarios están cerrados.