REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

MÉXICO  .-La organización Reforestemos México cuestionó el proyecto de Andrés Manuel López Obrador para impulsar el campo mexicano.

Aunque celebraron la decisión del virtual Presidente electo de sembrar un millón de hectáreas de árboles frutales y maderables, los activistas señalaron que, de entrada, el diseño institucional que heredará el tabasqueño distribuye las tareas de restauración en al menos dos secretarías y no incluye a la de Desarrollo Social.

En un video difundido ayer, López Obrador anunció que la Sedesol dejará de llamarse así para convertirse en la Secretaría del Bienestar.

La asociación expuso que hasta ahora la reforestación y restauración han estado en manos de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), dependiente de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), y de la Secretaría de Agricultura, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

«No está claro cuál será el nuevo arreglo, ni cómo quedarán distribuidas las nuevas funciones, para evitar redundancias y contradicciones entre ambas dependencias y la Secretaría del Bienestar», manifestó en un comunicado difundido en redes.

«Será crucial definir qué tareas y qué objetivos quedan en manos de quién para alcanzar estos retos», añadió.

Los especialistas afirmaron que otro punto a tomar en cuenta es que gran parte de las hectáreas deforestadas o degradadas no están abandonadas, sino que se han dedicado a otros usos del suelo.

«Revertir ese proceso será complicado porque ya se ocupan para algo más rentable en el corto plazo y en el contexto actual que el manejo forestal o la producción agroforestal», dijeron.

«Además, gran parte de los terrenos abandonados lo están porque sus suelos están demasiado degradados como para ponerlos a producir. Antes de sembrar en ellos habrá que recuperar también sus suelos y su potencial».

También destacaron que el marco regulatorio con el que deberá lidiar la nueva Administración es inadecuado.

Aseveraron que la nueva Ley Forestal dejó abiertas lagunas que aumentan la incertidumbre, los trámites y las dificultades para quien quiera producir madera, como sugiere López Obrador.

Indicaron que algunos estudios calculan que los productores forestales tienen que pasar por medio centenar de trámites y en torno a un año de espera para aprovechar la madera de sus predios.

Por otro lado, señalaron que hay un reto en que para la producción agroforestal y forestal se requieren habilidades que no se desarrollan rápido y de un esfuerzo organizativo, tanto para la capacitación como para la producción y la comercialización.

Asimismo, expusieron que será importante abrir nuevos mercados, nacionales e internacionales, para los productos que se obtengan.

«La industria de la madera lleva 20 años estancada, y mientras el total de la economía nacional es hoy 52 por ciento más grande que hace dos décadas, este sector es hoy 16 por ciento más pequeño que en 1998», aseguraron.

«Tampoco es fácil encontrar industrias especializadas que compren cacao y café de calidad, y que estén dispuestos a pagar el precio de la agroforestería sustentable».

Por último, Reforestemos México señaló que las organizaciones de la sociedad civil y de productores forestales y agroforestales tienen experiencia en el tema, por lo que ponen a su disposición sus conocimientos.


Los comentarios están cerrados.