MARLENE LUNA | NTRZACATECAS.COM
MARLENE LUNA | NTRZACATECAS.COM

 

El 11 de julio era considerado el Día del Minero

 

Fresnillo.- Los conflictos sindicales que trajeron consigo la división de los mineros en Fresnillo acabaron con la tradición de celebrar el Día del Minero cada 11 de julio.

Ahora los túneles que en el pasado se vestían de fiesta con una misa en el tiro general de la mina y continuaba con la llegada de los familiares al nivel 270, ahora sólo es un día más de trabajo.

Esta celebración que se realizó por más de 80 años tenía la finalidad de agradecer a Dios que durante el año no se registraran accidentes y que los mineros regresaban todos los días a sus hogares sin tragedias que lamentar.

En estas celebraciones era común ver a los mineros tratar de subir el palo encebado, que era un enorme poste lleno de grasa, además de que se les obsequiaban varios regalos, como zapatos, cascos, botellas de vino y un contrato que representaba su planta para trabajar en el interior de la mina.

También soltaban un cochino cubierto de grasa para que los mineros lo atraparan y quien lo lograba se quedaba con el animal y recibía un vale para zapatos o dinero en efectivo, en fin era toda una tradición.

No podía faltar la variedad de alimentos, entre ellos birria, carnitas, elotes y tequila.

Se obsequiaban reconocimientos y dinero a los mineros que no faltaban durante todo el año a laborar y otros tantos por evitar accidentes fatales.

Todos estos eventos se realizaban frente al edificio del sindicato de mineros de la Sección 62, ubicado en la calle Juan de Tolosa y avenida Juárez, estas vías eran cerradas al tránsito vehicular por parte de las autoridades para que los mineros se divirtieran.

Asimismo, se realizaba el tradicional baile de gala en el Casino Fresnillo, amenizado por orquestas nacionales e internacionales.

Enrique Guerrero Limón trabajó 35 años como minero; su primer contrato fue como jardinero y algunos trabajos de carpintería, limpieza o en los talleres de mantenimiento, pero con el tiempo “agarré talache y pico para hacer limpia y después a los motores para recoger material; después fui perforista”.

Añadió que “se iniciaba con esos trabajos y después se daba el puesto de contratistas, pero nunca quise serlo; ahora a mis 73 años estoy jubilado, pero eran muy hermosos esos eventos, porque no sólo convivíamos con nuestros compañeros, sino con nuestras familias”.

Por otra parte, Juan de Dios Gallegos Camarillo, delegado de los mineros a nivel estatal y ex líder de este gremio, trabajó como minero durante 40 años.

Explicó que el 11 de julio ya no se festejó porque era del anterior sindicato al que pertenecían.

Ahora con el nuevo sindicato la celebración se realiza desde hace tres años el 12 febrero, pues es la fecha en la que se constituyó a nivel nacional.

“Para evitar mayores problemas con otros sindicatos se suspendieron esas grandes fiestas y ahora no se festeja ese día, para no levantar a los napitos”, enfatizó Gallegos Camarillo.


Deja un comentario