LEALES

Dicen los chismosos del Palacio de Gobierno y de Ciudad Administrativa que ayer le fue requetebién al góber Alejandro Tello en la CDMX, porque el reconocimiento que hizo el líder nacional del PRI, René Juárez Cisneros, exaltando la lealtad y solidaridad de los gobernadores emanados del tricolor… ¡a él también le tocó, aunque estuviera en la fila de atrás!

Y es que lo más curioso, dicen los que vieron las imágenes y uno que otro que estuvo presente, fue que parecía como si el góber ni quisiera salir en la foto, aunque era el más alto de todos y ni modo de “achaparrarse”. En fin, que aunque hubo caras largas de muchos mandatarios estatales, parece que la del de Zacatecas se distinguió.

 

PERDEDORES

Por cierto que, luego de pasadas las elecciones y ya que se supo cómo quedaron los resultados en general, ahora en esas mismas oficinas de gobierno ha empezado otra ola. Pero es una ola enorme de especulaciones entre burócratas, quienes se preguntan qué pasará con la bola de ex funcionarios “perdedores”.

Sí, los que dejaron algún cargo en la administración estatal, de cualquiera de sus niveles, y se lanzaron a las campañas en búsqueda de otro hueso, y nomás no pudieron. ¿Aceptará el góber Tello que regresen a su círculo personajazos como Víctor Armas, Juan del Real, y toda una pléyade de desechados?

 

AMARRADO

En medio de los dimes y diretes post–electorales, de las aspiraciones y cálculos que ya hacen muchos, cuentan las malas lenguas que quien fue coordinador de las campañas de Morena en Zacatecas, el mismísimo David Monreal, ya filtró y refiltró que él no buscará hueso en el 2021… porque ya lo tiene desde ahorita.

Según dicen que dijo, David asegura, jura y presume que por lo pronto se incorporará directito y sin escalas al equipo de transición del nuevo gobierno federal, y que luego de que tome posesión el presidente, formará parte del gabinete de Andrés Manuel López Obrador. ¿Así o más amarrado tendrá el plan?

MALAS NUEVAS

A diferencia de David, todo parece indicar que en el corto plazo llegan noticias muy malas, funestas, para muchos políticos que buscaron ser electos en estos comicios y, lamentablemente, no sólo perdieron en la votación, sino que, gracias precisamente a la poquísima votación que obtuvieron, es probable que se queden hasta sin partido.

Así que la peor noticia que les podrían dar es que ¡tendrán que ponerse a trabajar! Seguramente habrá alguno que otro que tenga una carrera, algún negocito, un medio de ganarse la vida, pero seguramente también hay otros que ahora, empezarán a buscar a quién adherirse para que les den chamba… de lo que sea.


Nuestros lectores comentan

Deja un comentario