ESTADIÓN

Cuentan los chismosos aficionados a las patadas que, con la ampliación del estadio Carlos Vega Villalba a 20 mil localidades, pasó a ser el estadio más grande del mundo. Y no precisamente por sus dimensiones ni por el número de asientos, sino sólo por el hecho de que ¡parece imposible llenarlo!

Y es que los lenguas largas se preguntan cómo fue posible que ayer, en jornada inaugural doble, con la presencia de las Chivas del Guadalajara, los Rayos del Necaxa, los Tuzos del Pachuca y los Mineros de Zacatecas… quedaran asientos vacíos ¡y eso que era gratis! Según ellos, quien repartió los boletos –o sea, el gobierno– no sirve para eso.

 

MALHECHOS

Y hablando de obra pública, muchos comerciantes y transeúntes de la calle Tacuba, en el centro de la ciudad, nomás se rascan la cabeza porque no entienden cómo es que sin terminar la obra en ese lugar, ya medio mundo se estaciona donde no debe, ya empiezan los daños a las banquetas, y a nadie le importa.

Según los que le saben al asunto, a la calle le falta emboquillado, tapar hoyos, conectar y cubrir conexiones y alumbrado público y treinta cosas más. Pero lo más preocupante, dicen, es, que al parecer, ni siquiera le llaman la atención a la empresa constructora. ¿De qué privilegios goza, o qué tanto ha mentido a la gente? Lo malhecho se nota, dicen.

 

SACATONES

Dicen que el presidente de Coparmex en Zacatecas, Alejandro Enríquez Suárez del Real, no está enojado porque apenas el 10 por ciento de todos los candidatos respondieron al llamado para comprometerse “con firma” a las peticiones de eliminar la tenencia, etiquetar lo del impuesto sobre nómina y no regresar las herramientas legislativas.

A fin de cuentas, aseguran, más bien está decepcionado de todos los que ni caso hicieron al llamado. Y si a eso –que es mínimo– no se comprometieron, ¿qué esperanzas de que se comprometan a otras cosas más relevantes? Como quiera que sea, dicen, hoy por hoy los candidatos se vieron bastante cobardes al rehuirle al compromiso.

 

CIBERCAMPAÑAS

Que no le engañen: hoy ya nadie debe andar haciendo propaganda política de ningún partido ni candidato. Ni debe haber un solo evento público de campaña (por chiquito que sea), ni debe aparecer un solo anuncio en la radio o la televisión. Hoy inicia la llamada “veda electoral” que se acabará hasta terminar la jornada electoral del domingo.

Así que prepárese, pues según los chismosos, las redes sociales seguirán inundándose de toda clase de memes, chistoretes, comentarios, alusiones personales, caricaturas, y demás estrategias para disfrazar las campañas de otra cosa, pero seguir haciendo propaganda. Al cabo no hay quien regule el ciberespacio, dicen…

 


Los comentarios están cerrados.