ALBERTO MORONES/NTRZACATECAS.COM
ALBERTO MORONES/NTRZACATECAS.COM

GUADALUPE.- Como cada año, en el campo de Moros, ubicado en Guadalupe, se realizó la celebración en honor a San Juan Bautista, uno de los santos más venerados en el estado, por sus numerables favores y milagros realizados a fieles.

Personas descalzas caminando hacia el altar, hincadas, como sacrificio y ofrenda a los favores pedidos, además de mariachis y músicos que durante todo el día cantan y tocan la efigie de San Juan Bautista , y las representaciones de combates, danzas, al resuene de la pólvora que se truena, es parte de lo que se observa en la festividad.

Fátima de Lira, cronista de la mesa directiva que organiza los festejos, expresó que “la veneración a Juan Bautista en Guadalupe cada año siempre va en aumento. Es un santo que todos los guadalupenses tiene en su casa, porque la mayoría de la gente tiene familiares morismeros y se pueden ver en las calles los altares en devoción, por las peticiones, mandas, favores y milagros, que son escuchados por el santo patrono”.

San Juan Bautista es venerado en municipios como Pánuco, Tepetongo, Tepechitlán, Juan Aldama, Morelos, el Teúl de González Ortega, Zacatecas, entre otros; principalmente, la gente le encomienda a los bebés y necesidades de los pueblos, sobre todo en los sectores agrícolas y ganaderos.

Varias familias guadalupenses brindan alimentos como la reliquia, mientras que otras se consolidan para hacerse cargo de los arreglos florales y estética que luce en esta celebración el templo.

Afuera de éste se observan a los costado del campo de batalla, puestos de comida, que van desde antojitos mexicanos, así como frituras, nieves y aguas frescas para el calor que acompaña a los más de mil 200 morismas, entre hombres y mujeres, que asisten.


Los comentarios están cerrados.