REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

Una llamada del 911 de Sonora a elementos de la Patrulla Fronteriza en Arizona llevó a los agentes federales a encontrar en medio del desierto a un grupo de 57 migrantes centroamericanos, quienes sufrían deshidratación por temperaturas superiores a los 42 grados centígrados a la sombra.

La Patrulla Fronteriza informó que entre el grupo, localizado al norte de la frontera de Sonoyta, Sonora, con Lukeville, Arizona, viajaban 36 menores, de los cuales 17 no iban acompañados por adulto, y entre ellos un bebé de un año de edad.

“Los agentes de la Patrulla Fronteriza recibieron una llamada del 911 de Sonora, donde informaban que personas dentro del grupo de migrantes llamaron para pedir asistencia luego de cruzar la frontera hacia Estados Unidos”, informó la Patrulla Fronteriza sobre la llamada del viernes.

El grupo de 57 migrantes estaba compuesto por ciudadanos de Nicaragua, El Salvador, Guatemala y Honduras, quienes recibieron atención médica, aunque solo una persona requirió hospitalización.

“Paramédicos de la Patrulla Fronteriza aplicaron hidratación intravenosa a una menor de edad que estaba embarazada, quien fue transportada a un hospital para tratamiento médico especializado”.

Los 56 migrantes restantes fueron trasladados a las instalaciones de la Patrulla Fronteriza en Ajo, Arizona, unos 50 kilómetros al norte de la frontera con Sonoyta, Sonora.


Los comentarios están cerrados.