ALBERTO MORONES/NTRZACATECAS.COM
ALBERTO MORONES/NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS.- El subdirector de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN) Unidad 321 Zacatecas, Víctor Manuel Fernández Andrade, calificó como una bajeza las declaraciones de la directora Teresa Cabral Fernández y dijo que presenta falsos argumentos y difamaciones sin pruebas.

En entrevista para NTR Medios de Comunicación, el subdirector expresó: “no tengo nada que decir (a la directora). No voy a entrar a este juego. No me interesa lo que Teresa diga de mi persona, puede seguir diciendo lo que le parezca correcto, pero todos sus infundios y calumnias debe demostrarlas, está obligada a hacerlo”.

Por el supuesto maltrato político y de género que manifestó Cabral Fernández, desde que inició funciones en el cargo de la directiva, el también docente Fernández Andrade puntualizó que sus palabras contradicen su actuar, dado que docentes mujeres de la unidad han denunciado y este martes presentado un comunicado que hace mención al trato déspota, de agresión verbal y violencia psicológica por la directora.

Sobre la denuncia respecto a que Fernández Andrade es quien maneja y quiere imponer su autoridad dentro de la institución, el subdirector la negó y agregó: “si acepto el cargo de subdirector fue por propuesta de los académicos, y en cuestión a orientar y contribuir a mantener la estabilidad de la institución, por la inexperiencia de la directora entrante”.

En cuestión a las acusaciones de compadrazgo y acoso sexual por parte de un trabajador de la universidad, reiteró que el hecho es falso, y aseguró que la persona acusada ya se ha presentado para contestar a la demanda expuesta en el Centro de Justicia para las Mujeres, y el dictamen exoneró de toda responsabilidad al susodicho.

“Si nosotros supiéramos de algún compañero que está realizando ese tipo de actividades nadie aquí lo avalaría”, enfatizó.

Finalmente, detalló que en los 26 años laborados en la universidad nunca ha tenido conflictos con algún maestro, ni en lo laboral ni en lo personal; hecho contrario a lo que afirma la directora, respecto a que docentes y administrativos consideran no ha trabajado como debería, ante la ausencia de liderazgo, capacidad, responsabilidad y respeto por la institución.

“La universidad se mantiene a flote por el esfuerzo de todos los compañeros, pero ella no ha cumplido ninguna de sus responsabilidades. Tenemos que hacer cosas con o sin su autorización porque tiene que ver con la continuidad del trabajo en la unidad”, sentenció.

Violencia de género viene de una mujer

“Trabajadoras docentes y administrativas de la unidad elaboraron un documento en el que exponen tratos arbitrarios por parte de la directora, con objeto a menospreciar o parar sus actividades laborales y que han generado nuevos problemas al interior de institución”.

“Comunicamos la violencia laboral y presión psicológica de la que hemos sido objeto en menor o mayor grado, por parte de la directora de la institución Teresa Cabral Fernández. Esta presión ha sido ejercida de forma consciente y ha tomado forma de actos hostiles hacia todas nosotras con el fin de humillarnos y menoscabar la integridad psíquica, nuestra reputación y perturbar el ejercicio de nuestras labores al empeorar el ambiente laboral”.

“Algunos hechos de violencia laboral son comportamiento verbal y psicológicamente agresivo, denostación del trabajo realizado, ocultamiento de documentos oficiales y negación de hechos, sometimiento violento y amenaza a trabajadoras en estado de embarazo de alto riesgo.

Estos comportamientos prolongados desde que inicia su período como funcionaria constituyen una ofensa a la dignidad femenina y una vulneración de los derechos de acuerdo con los artículos 1, 4 y 123 de la Ley General de Igualdad entre Mujeres y Hombres”.

“La legislación instruye a los servidores públicos la obligación de garantizar la seguridad y salud física y emocional de las trabajadoras. Tiene la obligación de tomar medidas pertinentes para detener las conductas de violencia laboral. Por esta razón, le solicitamos que intervenga, lo antes posible, para permitirnos continuar con nuestro trabajo en condiciones normales, poniendo fin a los comportamientos antes mencionados”.

Lo anterior es parte de lo que se presentó en el comunicado, que gozaba de al menos cinco firmas de trabajadoras.


Nuestros lectores comentan

  1. León Larrios Ramirez

    Yo creo que todos los maestros que tenemos alguna relación con UPN sabemos que “el grande” ha mantenido secuestrada a la institución desde hace muchos años. Debido a esto, la UPN ha dejado de lado la oportunidad de consolidarse. Los fieles seguidores del dueño de UPN lo saben bien. Son unos serviles. El grande hasta metió a su hija a trabajar saltándose el proceso legal, sólo porque es su hija. Lo mejor que puede ocurrir es que el grande se jubile y deje en paz a la UPN