ALEXA CARRILLO*
ALEXA CARRILLO*

Fresnillo tuvo una de las mejores salas para disfrutar el séptimo arte, el Cine Plaza. El salón abrió en 1946, en la esquina de las calles Álvaro Obregón y Juárez. Fue el primer lugar que tuvo en El Mineral un concepto definido de sala de cine.

“El aristócrata de los cines”, así se le conocía al Plaza por sus salas cómodas, alfombradas y de lujo. Las oficinas y gerencias del cine se encontraban entrando, en el pasillo izquierdo, en este lugar se hacia la contabilidad, se contrataba la publicidad exhibida en la pantalla y se tenía la programación de las películas.

El Cine Plaza fue escenario de diferentes eventos, como la coronación de las reinas de feria, las presentaciones de artistas de fama nacional e internacional, como el dueto de las Hermanas Águila. El Cine Plaza fue declarado como recinto oficial de cabildo entre los años 50 y 60, en los distintos cambios de gobierno.

“Recuerdo que mis padres asistían a diferentes reuniones que se realizaban el en foyer del cine, la verdad para nosotros asistir a cualquier tipo de evento ahí, en las instalaciones del Plaza, era como tocar un poco los privilegios de los aristócratas”, recordó el marino Ortega.

Por su parte, don Joaquín Estrada expresó: “Días e incluso semanas antes del estreno los cartelones que se encontraban en la antesala del cine, parques y jardines, anunciaban con Próximamente. Eso creaba en mí la ilusión de verme ya en el cine sentado disfrutando de los cacahuates que mi padre solía comprarme: era una experiencia verdaderamente única; yo deseaba transformarme en un personaje de cine, ¡de esos que se ven en la pantallota! Solía decirle a mi padre”, recordó con lágrimas.

En las salas del emblemático cine se experimentaba un universo desconocido donde la imaginación de los adultos se igualaba a la de los niños, que se disfrutaba por medio de la aventura y el misterio. En su tiempo, el mundo ficticio resultaba una locura caótica y extremosa para la realidad del nuevo siglo.

“Resulta que ir al cine era una experiencia de alcurnia; pero no para todos, la mayoría trataba de ir al cine con su mejor vestimenta. La mayoría nos asombrábamos con todo aquello que al principio parecía reproducir la pantalla”, expresó el marino Ortega.

Después de varios años de funcionamiento y entretenimiento para los fresnillenses, el Cine Plaza dejó de existir tras una granizada que provocó la caía del techo. Eran ya casi las 2:30 de la tarde de agosto de 1987, parecía que el día sería tranquilo y asoleado, era el horario donde los empleados de distintos comercios salían de su primer turno de trabajo. De pronto, el día asoleado se volvió gris y la lluvia hizo su primera aparición, después de 20 minutos de intensa lluvia se trasformó en una fuerte granizada que en cuestión de minutos convirtió la ciudad en un desastre.

Uno de los afectados fue el Cine Plaza, su techo quedó destruido al caer por el peso del granizo. Se dice que el Cine Plaza quedó “dolido de muerte”, pues los propietarios repartieron sus tierras inmediatamente, además el Cinema 2000 había llegado a Fresnillo para crear otro tipo de experiencias en los espectadores de la nueva década.

“Miles de memorias quedaron enterradas en ese lugar, un año después que el cine dejó de funcionar, mi madre falleció, aún mantengo ese recuerdo presente en mi corazón porque ahí fue cuando conocí a mi padre después de que se separó de mi madre, yo tenía 8 años”, recordó Imelda Soriano.

“Ahí conocí a la mujer más hermosa que jamás mis ojos han vuelto a ver, por eso siempre fui soltero”, Ramón Serrano, vendedor de algodón de azúcar.

“Después de soñarme como Lord Jim, veo la esquina de lo que fue el Cine Plaza y me doy cuenta porque existió y en lo que contribuyó para que yo lograra estudiar mi carrera en producción cinematográfica”, dijo Salvador Carrillo.

Memorias, recuerdos y las grandes experiencias que el cine creó a través del Cine Plaza, uno de los edificios emblemáticos de la historia de Fresnillo que vive en los corazones de los que ahora viven para contarlo.

 

*Periodista. El Diario NTR

 

 


Deja un comentario