*Pedro de León Mojarro
*Pedro de León Mojarro

“Y cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”

-Augusto Monterroso

 

Hasta el día de hoy, unas horas antes del tercero y último debate, la mayoría de los mexicanos da por derrotado a José Antonio Meade, y como ganador indiscutible a Andrés Manuel López Obrador. Yo no me confiaría, por eso la frase de Monterroso “el dinosaurio todavía está ahí”; y si tienen dudas échenle un ojito a las elecciones del año pasado del Estado de México y Coahuila.

Ciertamente, querer, como dicen los dichos populares, “tapar el Sol con un dedo, hacer ver lo blanco, negro”; o querer ganar a toda costa es más que una irresponsabilidad, una enésima provocación al multiagraviado México profundo del que hablaba Guillermo Bonfil Batalla.

La corrupción, impunidad, inseguridad y marginación social, incluidas también las reformas, son motivo más que suficiente para el “encabronamiento” del electorado nacional, como un buen amigo campesino me lo dijo.

La competencia por el 2º lugar entre Ricardo Anaya y José Antonio Meade parece haber terminado, después de los últimos ataques del PRI–Gobierno contra el candidato frentista con acusaciones de lavado de dinero, finalmente lograron su cometido, posicionar al candidato Meade en el segundo lugar y hundir de una vez por todas las aspiraciones presidenciales de Ricardo Anaya.

Ricardo dio la pelea, se defendió e incluso atacó al mismo presidente Peña; sin embargo, no fue suficiente para mantenerse y subir en las preferencias. Si bien es una persona preparada, con facilidad de palabra y con propuestas concretas, también se vio como una persona ambiciosa que no le importa cómo y sobre quién pasar encima con tal de lograr sus objetivos; y si tienen duda lectora lector, queridos, pregúntenle a Margarita Zavala.

Después del tercer debate, muy seguramente las encuestas colocarán a José Antonio Meade en el segundo lugar, ¡cuidado! porque si bien el PRI es el partido más repudiado (57 por ciento en promedio dicen que por el PRI nunca votarían); su estructura y su operatividad todavía funcionan, aunque habrá muchos que se van a clavar la lana, que por cierto no es poca.

Mañana empieza la Copa Mundial de Futbol, y con ello más del 80 por ciento de la población mexicana pondrá su atención del otro lado del mundo en Rusia. El entretenimiento del mundial puede ser un buen pretexto para “hacer de las suyas”, la distracción natural que este magno evento deportivo genere es precisamente la que el “viejo” modus operandi del PRI necesitaba.

Indudablemente en 15 días es verdaderamente imposible remontar la ventaja mayor a 20 puntos, es decir, 10 millones de votos que trae López Obrador; no obstante, nadie debe confiarse y no hablo defendiendo a MORENA, hablo pensando en México y su futuro; “el horno no está para bollos”, pretender hacer ganar al PRI a contrapelo, es tanto como intentar volver Superman al Jorobado de Notre Dame, es decir, querer darle a un Quasimodo, un hombre mal formado o un casi hombre, un cuerpo de fisicoculturista.

¡Cuidado con la tentación del fraude! más nos vale estar preparados y creérnosla a que nos agarre desprevenidos. Si bien según el INE y el TEPJF “descartan el fantasma del fraude”, ¿cómo creerles a dos instituciones que se negaron mutuamente en el pasado proceso electoral del 2017 con la elección de Coahuila?

 

*Presidente de Unidos Podemos A.C. ZACATECAS

Correo: pedro_deleonm@hotmail.com

Facebook: Pedro de León Mojarro

Twitter: @Pdeleonm

Sitio Web: www.pedrodeleon.mx

 

 


Los comentarios están cerrados.