REFORMA | NTRZACATECAS.COM
REFORMA | NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO. Ricardo Anaya, candidato a la Presidencia de México por la coalición Por México al Frente, abrirá y cerrará el tercer debate presidencial en medio de una presunta operación de Estado orquestada en su contra desde Los Pinos por el Presidente Enrique Peña Nieto, pero apostando a captar el voto útil de los electores indecisos, de acuerdo con Rubén Aguilar, uno de sus colaboradores más cercanos.

A unas horas del tercer debate presidencial, Rubén Aguilar, responsable de comunicación de la campaña de Ricardo Anaya, hace un balance en entrevista con REFORMA sobre el contexto que enfrenta el candidato en este último round que tendrán los aspirantes a la Presidencia de la República.

De entrada, el estratega de comunicación descarta un posible pacto entre el candidato de la coalición integrada por PAN-PRD-MC, el Presidente Enrique Peña y el PRI, con tal de que su opositor, Andrés Manuel López Obrador, no sea el próximo Presidente de México, tal como lo planteó Diego Fernández de Cevallos.

“Esa no es la posición del Frente, es una opinión personal que dio Diego Fernández de Cevallos. Nosotros seguimos insistiendo en una apuesta por el voto útil, al voto estratégico tomando en cuenta la gente que rechaza responder en las encuestas y eso te revela que hay un sector muy grande que todavía no toma decisiones.

“Vamos por esa masa crítica incluyendo a los militantes del PRI, a la gente que simpatice con El Bronco e incluso a los que simpatizan con Morena, pero no les convence el candidato, pues nosotros los invitamos a votar por Anaya, estamos con un mensaje a las bases y no a las dirigencias”, afirmó.

Rubén Aguilar no pasa desapercibido el video que se difundió la semana pasada y el cual exhibe audios e imágenes de conversaciones de Juan Barreiro en las que habla de un supuesto apoyo financiero al candidato.

Tampoco omite la denuncia presentada en la Procuraduría General de la República (PGR) por el Presidente del Senado, Ernesto Cordero, en contra de Anaya.

Ambos momentos, dice, forman parte de una operación del Estado en contra del panista.

“Llegamos al tercer debate en el marco de una operación de Estado que inicia desde el pasado 7 de junio donde se filtra un video que retoma acusaciones falsas de hace cuatro meses atrás y en ese marco, ayer, un senador de la República, que es presidente de la Cámara de Senadores y muy amigo del PRI, que desde hace semanas trabaja con el PRI, denuncia a la PGR, cosa que no se había atrevido a hacer el propio PRI pero ahora encuentra quién puede hacer ese trabajo sucio”, señaló Aguilar.

En el tercer debate, continúa, lo que se sí se advierte desde la campaña de Ricardo Anaya es un presunto pacto entre el Presidente Enrique Peña y Andrés Manuel López Obrador.

“Con mucha claridad de nuestra parte, vemos ya un acuerdo del Presidente Enrique Peña Nieto con Andrés Manuel López Obrador que deja a un lado al candidato Meade. Es un acuerdo de impunidad.

“Básicamente, el centro del acuerdo sería: ‘Facilítame la llegada a Los Pinos, tu candidato ya no es, no tiene ninguna posibilidad, y yo te garantizo en el caso de llegar a la Presidencia, la impunidad. Que no se haga ninguna investigación por corrupción ni contra el Presidente, ni contra tus allegados”, expuso.

Por ello, consideró, se insiste en golpear a Ricardo Anaya y pactar con el candidato presidencial de Morena.

“Deciden golpear a Anaya y pactar con López Obrador facilitándole el camino. En ese sentido, hay mucha evidencia de ese pacto. Hay por lo menos seis entrevistas públicas registradas donde de manera muy consciente Andrés Manuel López Obrador dice que no juzgaría al Presidente, que habría amnistía para cualquier corrupto”, indicó.

En opinión de Aguilar, el candidato del PRI, José Antonio Meade, ya no tiene posibilidad de competencia en la jornada electoral.

“Desde nuestro análisis de la campaña, cuando hay cambio del presidente en la dirigencia del PRI, sacan a Ochoa y meten a Juárez, esa es la conciencia de que ya está muerto su candidato a la Presidencia, que no tiene ninguna posibilidad, que en todo caso hay que cerrar hacia abajo las estructuras del PRI con su voto más duro.

“En ese momento, convierten a Meade en el priista de los priistas, se convierte en un priista convencional, ya sin ninguna posibilidad de competencia y ellos buscan el voto hacia abajo ante las encuestas que nos revelan que va a llegar a ganar a lo mejor no más de tres o cuatro senadurías de primera fórmula, que no van a ganar no más de 30 diputados de los 300 de mayoría y que entonces las bases se los van a dar las minorías”, agregó.

Las encuestas del equipo de campaña de Ricardo Anaya, enfatiza, revelan una diferencia de un dígito con el candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador, lo que hace al panista un candidato muy competitivo en el tercer debate y en la recta final de la jornada electoral.


Los comentarios están cerrados.