La poderosa minera no entiende ni atiende.


Deja un comentario